La vigilancia policial en el Cabanyal se refuerza tras las protestas vecinales

LOLA SORIANO VALENCIA.

La Policía Local ha reforzado ya este fin de semana el número de agentes destinados al Cabanyal-Canyamelar para reducir los problemas de convivencia en el barrio.

Esta medida se produce después de que portavoces de la asociación de vecinos Cabanyal-Canyamelar y de Salvem el Cabanyal denunciaran que el barrio se convirtiera el pasado fin de semana en una discoteca al aire libre, con distintos focos de fiestas ilegales en las que se utilizaron bafles de gran potencia hasta bien entrada la madrugada.

Según explican desde la Policía Local, estos días habrá seis agentes más patrullando por la noche por aquellas calles en las que se han registrado más incidencias. Además, la Sala del 092 también estará «especialmente pendiente de cualquier llamada procedente de las vías más conflictivas con el fin de agilizar las intervenciones en la zona». La idea es reforzar el servicio durante todo el verano.

La concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, destacó ayer el trabajo permanente de la Policía para recuperar espacios ocupados y clausurar chatarrerías ilegales. La Policía ha recuperado en los seis primeros meses trece viviendas ocupadas, siete de ellas de propiedad municipal y el año anterior recuperaron 28, siendo 18 municipales y cerraron cuatro plantas bajas que se usaban como chatarrerías.

Por otro lado, el Ayuntamiento aprobó ayer la incorporación de cuatro policías locales de otros municipios que han aceptado estar en Valencia en comisión de servicios. «Es un paso muy importante para reforzar la plantilla», comentó el concejal de Gobierno Interior, Sergi Campillo. En junio ya se incorporaron cinco agentes más, por lo tanto ya hay nueve.

Fotos

Vídeos