La moda del tuk tuk aterriza en Valencia con 'tours' turísticos y sostenibles

Un tuk-tuk turístico por la plaza de la Reina de Valencia./EFE. J. C. CÁRDENAS
Un tuk-tuk turístico por la plaza de la Reina de Valencia. / EFE. J. C. CÁRDENAS

Una versión ecológica de los típicos triciclos asiáticos ofrece en Valencia dos tipos de trayectos turísticos: uno histórico y otro moderno

EFE. MÓNICA COLLADOValencia

Recorrer el centro histórico, llegar hasta la playa y conocer la Ciudad de las Artes y las Ciencias con un viaje turístico sostenible ya es posible en Valencia gracias a la implantación de los tuk tuks, el triciclo motorizado típico en los países asiáticos que aterriza ahora en España con sello ecológico.

Este tipo de transporte vive un 'boom' en Europa, especialmente en Portugal, y en los últimos meses ha comenzado su andadura con éxito en España que en el caso de Valencia llega de la mano de la empresa de movilidad sostenible Tourismhub, según explican sus responsables a EFE.

Esta firma ofrece una nueva forma de moverse por la ciudad más «divertida», «desenfadada» y «distinta», con vehículos eléctricos con capacidad para cuatro personas, precios de entre 20 a 25 euros por persona y un conductor-guía que explica la historia y cuenta anécdotas de los monumentos de la ciudad.

Uno de sus socios fundadores, José Luis Peiró, detalla a EFE que hay ya dos recorridos, con posibilidad de hacerlos nocturnos. El primero es «histórico«, desde la Estación del Norte pasando por el Mercado Central, las Torres de Quart y de Serranos, las plazas del Temple, de la Reina y del Ayuntamiento y el Mercado de Colón, y el segundo es »modernista«, incluyendo el Ocenaogràfic y la Ciudad de las Artes y las Ciencias, llegando hasta la playa.

La empresa opera en Valencia con bicicletas y moto eléctrica, además de servicios de información turística, desde hace cerca de ocho meses y este verano ha implantado los tuk tuks, impulsado por los cruceristas que llegan y el buen clima que tiene la ciudad «casi los doce meses al año», resalta Peiró.

De momento disponen de seis triciclos motorizados, cuatro en la Estación del Norte y dos en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, y el objetivo es ampliar la flota en 2019 con al menos cinco más. «Valencia es perfecta para el tuk tuk. Es plana y tiene un clima espectacular», añade.

Peiró relata que la idea le surgió hace año y medio cuando estuvo de viaje con su mujer en Portugal y vio cómo habían proliferado las empresas que ofrecen este servicio en ese país.

Según cuenta, la moda asiática de los tuk tuks es un «boom» en Europa, en países como Francia, Inglaterra, Bélgica u Holanda, y especialmente Portugal, y en España «está empezando» en ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla o Ávila, «y ahora, Valencia», donde su empresa ha sido la primera en llegar y con «mucho éxito».

Defiende que los vehículos de Tourismhub son «cien por cien eléctricos con cero ruidos y contaminación cero, lo que contribuye a cuidar el medio ambiente», y valora que den un servicio «personalizado» al turista.

Uno de los conductores es Nacho Binetti, un italiano que domina además español, inglés, alemán y francés, que estudia ruso y valenciano y cuyo próximo reto será el holandés porque «el 80 u 85 %» de sus clientes proceden de ese país.

De su boca conocen los turistas que la emblemática torre del Miguelete tiene los mismos 51 metros de alto (hasta la terraza) que de perímetro, que la plaza del Mercado es un escenario de la Valencia más negra porque acogía las ejecuciones públicas o que la iglesia de San Agustín pertenecía a un convento de frailes ermitaños que fue destruido por los franceses, entre otras curiosidades.

¿Y las propinas? Depende: los holandeses dejan cinco euros, la mitad que los alemanes, aunque el «récord» lo coronaron unos turistas austríacos que «dejaron 50 euros a repartir para dos después de un tour doble».

Los que más «impacta» a los turistas, dice, son las Torres de Serranos y su puente, además de la Catedral, y el Mercado de Colón, que «nunca decepciona porque siempre está lleno de vida».

Casi todos los usuarios de esta «imitación eléctrica modernista» del tuk tuk asiático son extranjeros. Franceses, alemanes, italianos, ingleses y sobre todo holandeses, pero ninguno chino o tailandés -países de donde es originario este vehículo-, según Binettti.

Para promover su uso entre turistas nacionales y los propios valencianos, la empresa lanza «descuentos agresivos» del 50 %, según Peiró, que asegura que los próximos pasos pasan por alquilarlos para bodas, bautizos y otros eventos y sacar un bono de uso mensual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos