Dónde están los radares fijos en las entradas de Valencia

Túnel del bulevar sur donde se instalará uno de los nuevos radares fijos del Consistorio. / Jesús Signes

El Consistorio instala medidores en Pérez Galdós, la avenida del Cid, la ronda norte y el bulevar sur | Guardias civiles denuncian que el refuerzo de agentes de tráfico anunciado por la DGT es insuficiente para la Comunitat

ÁLEX SERRANO / J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

El Ayuntamiento de Valencia ha decidido instalar cuatro radares fijos en los principales accesos de la ciudad para reducir el exceso de velocidad con que se circula sobre todo al entrar o salir de la capital. Estos radares estarán instalados en la avenida del Cid sentido entrada, en el túnel de Pérez Galdós en ambos sentidos, en la ronda norte con Cortes Valencianas y en el bulevar sur en dirección a La Fe de Malilla.

Más información

Según informaron ayer fuentes de la concejalía de Protección Ciudadana, los radares aún no están en funcionamiento. Los técnicos de la concejalía siguen haciendo los avances técnicos necesarios para su puesta en marcha. «Estamos todavía con la instalación y conexiones que se precisan», dijeron las mismas fuentes, que no supieron precisar cuándo entrarán en funcionamiento los radares. Lo que sí indicaron es que la ubicación del radar en el túnel de Pérez Galdós podría cambiar por un tema de espacio. «En ese lugar en concreto se sigue estudiando», explicaron.

Cabe recordar que la ciudad de Valencia registró, durante los cinco primeros meses de 2018, un accidente cada hora. Los guarismos son muy parecidos con respecto a los mismos números del pasado año: si en 2018 ha habido 3.498, en 2017 hubo 3.510, un descenso casi inapreciable del 0,34%. En Valencia se registran más de 23 accidentes al día de media, lo cual supone casi uno a la hora

En cualquier caso, las zonas elegidas por el Consistorio son algunas de las que registran mayores velocidades, mayor cantidad de accidentes o una velocidad media más elevada. En el caso de la entrada a Valencia desde la A-3, es particularmente complicada porque los coches que acceden a la ciudad desde la carretera de Madrid lo hacen a velocidades medias muy elevadas. Además, con la retirada de las pasarelas, los nuevos pasos de peatones obligan a frenazos si se circula por encima de los 50 kilómetros por hora que marca la normativa estatal.

En el caso de los túneles, la situación es parecida. La velocidad en los pasos inferiores suele ser demaisado alta, pese a que por ejemplo en el túnel del bulevar sur sentido rotonda del Saler hay un panel informativo que señala al conductor a qué velocidad circula si lo hace por encima de los 50 kilómetros por hora.

Además de estos radares fijos, el Consistorio tiene varios móviles que ubica en otros túneles como el de Cortes Valencianas o en grandes avenidas como Maestro Rodrigo. En las rondas, cuanto más exteriores, más rápido se circula, por lo que desde el Ayuntamiento vigilan con especial atención estos puntos, según comentaron las mismas fuentes.

Falta de personal

Más radares, pero insuficientes agentes de la Guardia Civil de Tráfico. Así al menos lo denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), tanto a nivel nacional como autonómico. Fue el director general de Tráfico, Pere Navarro, quien anunció a principios de mes un refuerzo de 265 guardias civiles en toda España ante el repunte de la siniestralidad. Sin embargo, la asociación desmonta la medida al asegurar que el incremento «apenas cubre un 10% de la necesidad de refuerzo de la plantilla»

«Sus cifras no son reales», afea AUGC a Pere Navarro. «No son 265 los nuevos agentes de Tráfico, sino un número mucho menor, el resultante de restar los 88 que causan baja en la agrupación por jubilaciones u otras circunstancias, de manera que el número real de guardias civiles que reforzarán la especialidad será de sólo 177». Y de ellos, 36 son para la Comunitat.

El incremento, en cualquier caso, «resulta claramente insuficiente». Lo sustentan en el detrimento de guardias civiles de tráfico en los últimos años. De los 9.800 que patrullaban el asfalto en 2011 hemos pasado a 8.800, según las cifras de la organización.

¿Qué sucede en la Comunitat Valenciana? Tres cuartos de lo mismo. Una progresión a la baja. En 2011 había 889 agentes en la Agrupación de Tráfico y el año pasado, 821. Una reducción próxima al 8%. Ahora el número crece con la llegada de 36 nuevos, pero la organización entiende que no son bastantes. Los representantes de AUGC en la Comunitat están convencidos de que las malas cifras de siniestralidad en las carreteras de la región, con más de 90 fallecidos en lo que va de año, «están influidas por el déficit de patrullas presenciales en carretera». Para los guardias consultados, la «escasa inversión en plantilla» es «inversamente proporcional al incremento del parque de vehículos».

Según describen, la situación es especialmente crítica en la capital, lo que obliga a «detraer patrullas de otros destacamentos de la provincia». Para la asociación, «la prioridad de Tráfico por adquirir radares y drones va a resultar contraproducente, pues el carácter disuasorio de dos guardias patrullando no causa el mismo efecto entre los conductores que si saben dónde hay un radar escondido».

Más sobre movilidad en Valencia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos