La plaza del Ayuntamiento de Valencia se rediseña casi sin límites

La plaza del Ayuntamiento, vista desde el Ateneo Mercantil. /Jesús Signes
La plaza del Ayuntamiento, vista desde el Ateneo Mercantil. / Jesús Signes

La única premisa de la reforma es mantener los usos falleros

PACO MORENOValencia

La peatonalización de la plaza del Ayuntamiento no pondrá límites a la imaginación en el plan de participación ciudadana. Así quedó claro durante la presentación ayer del proceso, donde se habló de la posibilidad de eliminar la fuente, trasladar los quioscos de flores o incluso suprimir la estatua de Francesc de Vinatea. Los únicos, como dijo la concejala de Participación, Elisa Valía, serán los usos falleros, es decir, la mascletà y la falla.

Valía presentó junto con la vicealcaldesa Sandra Gómez una iniciativa adjudicada en el anterior mandato municipal, pero que se quedó atascada por las elecciones y los cambios en el gobierno, al ser una competencia de los desaparecidos en el Consistorio València en Comú.

A partir de este jueves los interesados pueden entrar en la página web del plan (www.pensemlaplaza.es) e incribirse en los grupos de trabajo o, simplemente escribir en el buzón de sugerencias. Todo será tenido en cuenta, precisó Valía, en el documento que hará llegar a la delegación de Renovación Urbana, responsable del concurso de ideas que decidirá el diseño de la plaza del Ayuntamiento.

El plan de participación acabará en diciembre para una peatonalización que cuestiona la fuente, los quioscos de flores y hasta la estatua de Vinatea

Las obras costarán unos cinco millones de euros, estimó Gómez, quien consideró difícil que sean ejecutadas este mandato. Antes existe la prioridad de la plaza de la Reina, la plaza del Mercado y la plaza de Brujas, junto con la de San Agustín. Las tres primeras ya cuentan con proyecto aprobado.

Es más, el alcalde Ribó dijo esta semana en una entrevista en Radio Valencia que tiene el propósito de iniciar la remodelación de la plaza de la Reina después de Fallas de 2020, aunque todavía no han salido a licitación. Entonces se espera que la plaza del Ayuntamiento sea escenario de una peatonalización provisional, aprovechando el desvío de numerosas líneas de la EMT.

¿Cómo será esa primera fase? La concejala de Renovación Urbana apuntó a que estará en sintonía con lo que se haga de manera definitiva. El pasado septiembre, cuando se presentaron las líneas maestras del plan, quedó claro por la planta viaria entregada por la concejalía de Movilidad aspectos como que todo será peatonal excepto una vía de servicio en la parte del Ateneo Mercantil y el Rialto, así como que habrá un carril en contradirección desde Correos hasta Marqués de Sotelo.

De eso no se hablará en el plan de participación, lo mismo que de los cambios en las líneas de la EMT, prácticamente decididos por su vinculados con la reforma de la plaza de la Reina. Los debates que se realicen concluirán en reflexiones que se incluirán en el pliego de condiciones del concurso de ideas.

Reforma de la plaza del Ayuntamiento de Valencia

Valores.
Valía habló de requisitos como la sostenibilidad y la perspectiva de género a la hora de hacer propuestas en la reforma.
Singularidad.
No hay plaza más singular en toda la ciudad desde el punto de vista identitario, por lo que el consenso debe ser absoluto.
Participación.
Será lo más abierta posible, con la base del trabajo realizado en la plaza de la Reina, pero ampliado al máximo.

Ya se está configurando un grupo motor con representación de la administración, universidades, asociacionismo, actividades sociales, económicas y culturales, y colectivos concretos como por ejemplo de discapacitados. De manera paralela, hay un grupo de coordinación municipal compuesto por los servicios relacionados con el proceso, para garantizar que todo lo que se está reflexionando tenga una viabilidad después. Y, finalmente, una mesa política en la que estarán representados todos los grupos políticos.

Los tres pilares que servirán para los debates que habrá en el plan de participación son la accesibilidad, el diseño de la plaza y las actividades que se hagan en este espacio. Gómez indicó sobre los puestos de flores la conveniencia de un cambio de diseño, para hacer algo más propio de la ciudad de Valencia.

Las críticas de los puestos de flores no cambiarán el plan

Nada más presentar el plan de participación el pasado septiembre, los floristas de la plaza empezaron una recogida de firmas para que no se peatonalice, dado que buena parte de sus clientes llega en vehículo privado. Esto no será tenido en cuenta a la hora de diseñar el proyecto, indicaron las concejalas Valía y Gómez, al precisar que el mandato de la iniciativa, votado en unos presupuestos participativos, pasa por peatonalizar la mayor parte de la superficie. Eso sí, ambas dejaron la puerta abierta a una posible reubicación.

El plan cubrirá todas las formas posibles de participación. La primera fase sobre la viabilidad ya está acabada y ahora se entra en la fase de diagnóstico empezando a organizar las sesiones. En noviembre, los participantes tendrá que presentar propuestas, como la visión de futuro que tengan, salvo todo lo referido a la EMT, que ya cuenta con un informe de viabilidad.

«Aparte de eso, se hablará de todo en el proceso de partipación», añadió Valía, quien destaco que lo primero es una «cuestión muy compleja que requiere el informe favorable de Movilidad».

Obras y reformas en Valencia