La falta de gobierno retrasa la contratación de obras y atasca la gestión del Ayuntamiento

La falta de gobierno retrasa la contratación de obras y atasca la gestión del Ayuntamiento

Ribó aglutina todas las competencias y tendrá que hacer delegaciones selectivas para impedir el bloqueo de miles de expedientes pendientes

P. MORENO

Hace cuatro años, la junta de gobierno se formó justo diez días después de la investidura del primer mandato del alcalde Joan Ribó. Eso supone que ahora tendría que ser el próximo martes para cumplir los mismos plazos, aunque debería adelantarse porque en aquella ocasión fueron tres los partidos que se pusieron de acuerdo y ahora se trata sólo de dos formaciones, que además han gobernado juntas cuatro años en el Consistorio.

Pero el pacto de gobierno está lejos, salvo sorpresas de última hora, por lo que hasta que se firme el documento el trabajo de la alcaldía estará sobrecargado. Así lo marca el procedimiento al aglutinar el alcalde Ribó todas las competencias durante este plazo de tiempo. Antes de que se forme la nueva junta y el reparto de las delegaciones, lo idóneo es que Ribó promueva una serie de delegaciones selectivas con el fin de no bloquear servicios estratégicos del Consistorio y desatascar miles de expedientes.

Es lo que ocurre por ejemplo con la Mesa de Contratación, que hace cuatro años recayó de manera provisional en el concejal Pere Fuset. En 2015 pasó sólo tres días después de la investidura, lo que constata la importancia de este servicio. En esta ocasión ocurrirá lo mismo con toda seguridad, dado que hay numerosas licitaciones que se iniciaron en la recta final del anterior mandato y que no se han adjudicado todavía o formalizado los contratos.

Casos hay de todo tipo, aunque los que corren más prisa son los de servicios veraniegos en las playas. El balizamiento del canal de natación junto a la Marina y la línea de vida está ya encargado desde el pasado día 11, aunque otra cosa es el trámite previo a la instalación.

Otros casos urgentes son la docena de reformas que deben hacerse en otros tantos colegios. Mañana es el último día lectivo y a partir de entonces, los centros quedarán vacíos de escolares hasta septiembre. Los plazos apremian y eso que las obras son inferiores a 80.000 euros para acortar los plazos de contratación.

Otros son relativamente más sencillos, aunque igual de importantes para los vecinos. El Ayuntamiento difundió ayer el dispositivo para la Noche de San Juan, cuando miles de personas se congregarán el próximo domingo por la noche en la playa. Pero lo cierto es que no hay nombrado concejal de Protección Ciudadana y el pacto de gobierno no se ha cerrado todavía.

Junta de gobierno

Fuentes conocedoras del proceso señalaron ayer que esta semana se celebrará una «junta de gobierno provisional» para despachar los asuntos más urgentes, inaplazables para el funcionamiento del Ayuntamiento. Cómo se formará esa comisión es una incógnita, al menos si no se ha producido antes un acuerdo formal de gobierno para el mandato.

El alcalde Ribó declaró ayer a Europa Press que la negociación pasa por abordar «el plan de gobierno», para señalar que a partir de ahí se podrán establecer las áreas en las que se distribuirá ese ejecutivo y posteriormente, plantear quién las ocupará. La comisión negociadora se reúne hoy de nuevo.

«Ayer (lunes) hubo una reunión. Se avanzó bastante en el tema del programa. Creo que estamos a punto de acabarlo. Se empezó a hablar del cómo», explicó el primer edil, para comentar que «ahora se debe hablar, por un lado, del plan de gobierno» para conocer «cómo concretamos hacer aquello que hemos dicho en el programa» y después de «cómo establecer las áreas de gobierno». El último paso será el reparto de delegaciones dentro de los dos grupos, aunque el primer edil no se refirió a cuándo pasará eso.

Fuentes municipales señalaron que el acuerdo definitivo se espera para la próxima semana, aunque ésta quedan todavía dos encuentros, hoy y el viernes. El escollo principal el lunes se encontró en la aceptación por parte de Compromís de que Sandra Gómez sea vicealcaldesa, lo que ya intentó Joan Calabuig en 2015 sin éxito. Entonces, el PSPV aportó cinco concejales al gobierno, mientras que ahora son siete frente a los diez liderados por Ribó. Hasta que se produzca el acuerdo completo, el método de trabajo será la delegación de competencias por parte del primer edil a concejales, todavía sin delegación, pero que ayudarán a desatascar expedientes.

Más