La empresa de patinetes reta al Consistorio y vuelve a sacarlos a la calle

Un agente retira en la calle Xàtiva, ayer, un patinete eléctrico. / jesús signes
Un agente retira en la calle Xàtiva, ayer, un patinete eléctrico. / jesús signes

La Policía Local requisa de nuevo los vehículos eléctricos e impone multas por valor de más de 13.000 euros

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

Colón, Barcas, Lauria, Xàtiva, paseo de la Pechina, avenida de los Naranjos, plaza del Ayuntamiento e, incluso, la Marina. Son algunas de las zonas de la ciudad en las que ayer aparecieron de nuevo los patinetes eléctricos que se alquilan en la calle después de que la Policía Local de Valencia requisara el miércoles medio centenar al carecer de permiso para ocupar la vía pública.

Sin embargo, a pesar de no contar con la autorización municipal y de tener pendientes sanciones por cerca de 20.000 euros por el citado decomiso, la multinacional Lime -propietaria de los vehículos que desembarcaron en el cap i casal a finales de agosto- lanzó un órdago al Ayuntamiento y volvió a sacarlos a la calle. Aunque la empresa no concreta la cifra, la flota podría estar compuesta por unos 200 patinetes eléctricos, a los que habría que restar los 50 que permanecen desde hace unos días en el depósito municipal.

Tras advertir a primera hora de la mañana la presencia de estos vehículos de movilidad personal en las calles, la Policía Local contactó con la compañía para preguntar por la situación y pedir la retirada de los mismos. Algo que finalmente tuvieron que hacer los agentes a primera hora de la tarde, ya que la empresa desoyó el requerimiento.

La compañía asegura que opera «bajo la legalidad» y rechaza la equiparación con las terrazas de los bares

El dispositivo de retirada comenzó en el paseo marítimo y continuó después por la calle Colón y alrededores. Poco a poco estos dispositivos de movilidad desaparecieron de la calle. Así se pudo comprobar a través de la aplicación móvil de los patinetes, que permite conocer su ubicación por GPS.

En total, según fuentes municipales, los agentes confiscaron 25 patinetes eléctricos y levantaron 15 actas de denuncia al constatar que se había vulnerado el artículo 12 de la ordenanza de Dominio Público, por el cual se obliga a las empresas a solicitar un permiso municipal para ocupar la vía pública. Se aplica esta ordenanza y no la de Movilidad debido a que ésta tiene un vacío legal sobre estos vehículos y aún no ha sido adaptada por parte de la concejalía de Giuseppe Grezzi

Además, las sanciones también se justifican en la instrucción de la Dirección General de Tráfico de 2016, donde indica que este tipo de vehículos de movilidad personal necesitan del permiso expreso del Consistorio, algo con la multinacional no cuenta.

El procedimiento seguido por los agentes fue el mismo que en el primer decomiso. Según explicaron fuentes de la concejalía de Protección Ciudadana que dirige Anaïs Menguzzato, se levanta acta por cada grupo de patinetes instalados en la calle. La multa propuesta es de 750 euros por cada ocupación del espacio público por parte de los patinetes, más otros 122 euros por cada intervención policial y traslado al depósito municipal. Cada día que pasen en el depósito (en este caso, la base de la Policía Local), el Consistorio cobrará a la empresa 1,05 euros por cada unidad.

Continuar la actividad

En total, el desafío de ayer supondrá a la empresa de los patinetes un desembolso de 13.080 euros, que se suman a los 20.056 de la primera retirada. A pesar de estos importes, la compañía de alquiler parece decidida a continuar con su actividad, según las declaraciones realizadas ayer por su director general en España, Álvaro Salvat, quien aseguró que «operamos bajo la legalidad» y rechazó que se les equipare con la ocupación de las terrazas de los bares.

Según Salvat, la decisión de sacar de nuevo los patinetes a la calle «no es pulso al Ayuntamiento. Nosotros tenemos que continuar con nuestra actividad». Y añadió que están dispuestos a pagar una tasa o un impuesto porque lo que quieren es «que se regularice y claridad» para sus «empleados y usuarios».

Además, ofreció su colaboración al Consistorio para la nueva ordenanza de movilidad y criticó que, a pesar de haber intentado contactar con el gobierno municipal, «no conseguimos sentarnos con ellos ni que contesten nuestras notificaciones». En este sentido, no aclaró a qué concejalía se han dirigido.

El portavoz consideró que la retirada está «fuera de la legalidad» y que, aunque tienen argumentos jurídicos para «alegar y ser indemnizados, queremos diálogo».

Cs critica la inactividad de la Agencia de la Bici

El concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento Narciso Estellés criticó ayer «la inactividad» de la Agencia de la Bicicleta y aseguró que «ya han pasado dos coordinadores en cinco meses y la entidad no despega». Según el edil, la última junta de gobierno ha aprobado la contratación en régimen de alta dirección de una nueva coordinadora de la entidad, con un coste anual de casi 40.000 euros al año. Además, Estellés planteó a Grezzi que la agencia amplíe competencias y aborde la gestión de los vehículos de movilidad personal eléctricos, como los patinetes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos