Cultura deja sin fecha la restauración de la Lonja de los Canónigos de la Catedral

Detalle de una de las vigas apuntaladas de la galería, esta misma semana. / EFE/Kai Försterling
Detalle de una de las vigas apuntaladas de la galería, esta misma semana. / EFE/Kai Försterling

Ni la Seo ni la conselleria dan plazos para la reforma de la Galeria Nova, apuntalada por el Arzobispado para evitar derrumbes

NOELIA CAMACHO VALENCIA.

La reparación de la fachada renacentista de la Catedral de Valencia tendrá que esperar. No hay fecha para su reparación después de que el arquitecto de la Seo, Salvador Vila, señalara el riesgo de colapso del enclave, dañado por el efecto de las termitas y apuntalado para evitar desprendimientos. Es más, el problema del estado de las vigas es el más urgente. De ahí que el pasado miércoles los técnicos de Patrimonio de la conselleria de Cultura mantuvieran un encuentro con los representantes de la Catedral. Una reunión que ayer, el responsable de patrimonio de la Seo, Jaime Sancho, calificó como «franca y muy positiva». «Podemos hacerlo, hay un problema serio, ya no pueden subir personas a ver espectáculos. No se va a caer, está apuntalado. La Administración está pidiendo más informes para acabar de hacerse un juicio, tenemos ilusión en hacerlo. La de la fachada de la Virgen es una obra necesaria», dijo Sancho, a quien acompañaba el deán de la Catedral, Emilio Aliaga.

Este último puso de relieve que los comicios municipales del próximo 26 de mayo «condiciona la respuesta». «No digo que sea definitiva, sino que este hecho hemos de tenerlo en cuenta», aseguró. Para él, la importancia de la reunión fue que se programó un «calendario» para llevar a cabo las iniciativas.

Sancho insistió en que se han tomado las medidas necesarias para evitar el desplome, y que ahora, lo que hay que ver es si se permite «una intervención local o una global, de toda la obra». «Hay una opción de trabajar sólo en unos metros cuadrados y luego hay otra opinión, la que nosostros hemos presentado, que es una intervención a fondo. Hay que entrar dentro de la obra, hay aspectos que no se ven a primera vista», dijo. También resaltó que la Catedral tiene «la ilusión» de poder llevar a cabo estos proyectos de mejora y que no hay una fecha concreta porque se esperan esos informes para llegar luego a unas conclusiones.

«Ya no hay riesgo de derrumbe porque hemos intervenido», asegura Jaime Sancho

Desde la conselleria de Cultura insisten a este periódico en que se pondrán a trabajar «con celeridad» cuando reciban la memoria correspondiente a las dos actuaciones urgentes, tanto la fachada renacentista como las goteras de la capilla del Relicario.

La reforna de la Catedral ni siquiera es el único punto de fricción entre la conselleria y la Iglesia. El Micalet tiene una intervención pendiente para poner en valor uno de los hitos más visitados de la ciudad. La iluminación es una de las mejoras que se espera acometer con el proyecto presentado en la conselleria, lo mismo que conseguir el permiso para la apertura de hasta tres estancias. Eso sí, el monumento no corre ningún peligro. Así, el proyecto del arquitecto Salvador Vila prevé la adecuación de dos de las estancias ahora cerradas, además de la apertura parcial al público de la espectacular sala de campanas, una de las más singulares de España.

La única zona que padece cierta degradación se sitúa en lo más alto, en la espadaña y la veleta que corona el campanario. Un fragmento de esta última pieza cayó por la degradación del metal, mientras que la estructura de piedra presenta alguna deficiencia que podría mejorarse. Los 207 escalones que llevan a lo más alto son de los más visitados de Valencia, por lo que otra de las mejoras es el cambio de ubicación de uno de los semáforos, en concreto el que está arriba. Estos dispositivos regulan los permisos de subida y descenso por la escalera de piedra, lo que facilita el tránsito dada la estrechez en algunas zonas.