El Consistorio alega para que el parque del Turia incluya un carril bici en el nuevo cauce

El Ayuntamiento aprueba pedir más protección ambiental en la zona que se ampliará y un caudal mínimo de agua para recuperar la fauna

P. MORENO

valencia. El Ayuntamiento aprobó ayer en la junta de gobierno las alegaciones que presentará a la ampliación del Parque Natural del Turia, un documento ahora en fase de exposición al público y que ampliará su ámbito al lecho del nuevo cauce, el tramo del Turia que va desde Manises hasta el parque de Cabecera, así como la huerta de Campanar.

Una de las peticiones que se incluyen es la construcción de un carril ciclista y un vial peatonal en el Plan Sur, con el propósito de «eliminar la barrera» de esta infraestructura, como se indica en la alegación. La medida fue anunciada por el alcalde Joan Ribó en el último debate sobre el estado de la ciudad, y ahora fructifica en la solicitud.

«Podría contribuir a esta conexión la construcción de un vial ciclista y peatonal que una el Parque Fluvial del Turia con el extremo del anillo verde en Pinedo. Esto significaría ampliar la oferta de esta infraestructura amable con el medio ambiente y acabar con una parte del efecto barrera que actualmente genera el diseño original del Plan Sur, y poder sacar una mayor rentabilidad social en una dotación pública que se encuentra claramente infrautilizada», explica la petición.

«Resulta que el parque natural del Turia propiamente dicho queda restringido a la categoría de zonificación áreas objeto de conservación», apunta el informe municipal, por lo que se pide aumentar la protección ambiental de todo el ámbito.

El motivo de pedir la inclusión del lecho del nuevo cauce es «tratar de recuperar todos los valores ecológicos del tramo final del Turia, como los hábitats naturales que debían existir, con su flora y fauna, las funciones ambientales, la reducción de los extremos climatológicos e hidrológicos, etc. puede ser un objetivo inalcanzable. Pero la revisión ofrece la posibilidad de impulsar la recuperación de todos aquellos que socialmente, técnica y económicamente son factibles hoy en día, ya que su inclusión dentro del parque natural significaría la participación del órgano medioambiental de la administración autonómica en la gestión de este espacio, lo que resulta imprescindible para conseguir un adecuado funcionamiento ecológico de todo el río», afirman.

«Para conseguir este objetivo se hace necesario restablecer un caudal de agua hasta la actual desembocadura del río Turia, un caudal que permita, en la medida de lo posible, mantener de forma sostenible la funcionalidad y estructura de los ecosistemas acuáticos y de los ecosistemas terrestres asociados, y contribuir a conseguir el buen estado o potencial ecológico del río y de las aguas de transición», lo que equivale a una petición a la Confederación Hidrográfica del Júcar.

La entidad no ha recibido todavía una petición formal para la transformación del lecho del nuevo cauce, aunque la legislación sobre este tipo de infraestructuras hace imposible en la práctica la construcción de elementos que impidan la correcta evacuación de la aguas en caso de lluvias torrenciales, el propósito único de la construcción del Plan Sur tras la riada de 1957.