A la venta en Valencia edificios enteros para apartamentos turísticos

Viviendas de Ciutat Vella./Damián Torres
Viviendas de Ciutat Vella. / Damián Torres

Vecinos de Ciutat Vella avisan de la aparición por el barrio de carteles que ofrecen inmuebles incluso con inquilinos

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

«Vendo edificio con inquilinos en el centro histórico de Valencia. Rentabilidad al mes 8.050 euros aproximadamente». Con este elocuente anuncio una inmobiliaria ofrece en Ciutat Vella un edificio con tres plantas, dos áticos y garaje para cuatro coches por tres millones de euros. El colectivo EntreBarris, creado por vecinos de Ciutat Vella para protestar por el exceso de apartamentos turísticos en la zona, denunció este lunes a través de las redes sociales este tipo de anuncios, que se ven cada vez más a menudo en las calles del barrio.

Lluís Calvo, portavoz para Ciutat Vella del colectivo, fue ayer muy gráfico para hablar sobre estos afiches: «Parece una broma». «Ya lo habíamos detectado en internet, en determinados portales inmobiliarios. No hay muchísimos pero sí se empiezan a ver», dijo Calvo, que se mostró muy preocupado por la deriva, en su opinión, en la que está entrando el barrio.

Un simple paseo digital por varias páginas de venta y alquiler de distintos edificios desvela que la realidad es que son varios los propietarios que ponen en venta o inmuebles completos o varias plantas del mismo. Como tres en un edificio junto al Mercado Central que están a la venta por 10 millones de euros. «Dispone de un ascensor y una escalera que nace en el semisótano y finaliza en la primera planta, de uso exclusivo de estos inmuebles. Proyecto de 34 habitaciones dobles y siete individuales en la primera planta y planta baja», reza el anuncio, que añade: «Está ubicado en la zona de Ciutat Vella, situado en el centro histórico de la ciudad de Valencia y muy cerca del Mercado Central, sitios turísticos, con una excelente comunicación de transporte y con todos los servicios que proporciona el centro de la ciudad».

«Entendemos que es una alteración del derecho de los vecinos a permanecer en su vivienda»

«Entendemos que es una alteración del derecho de los vecinos a permanecer en su vivienda», comentó el portavoz del colectivo de residentes. Y es que la situación en Ciutat Vella y, sobre todo, en barrios como El Carmen y El Mercat, amenaza con ponerse tensa, con posiciones muy marcadas y muy enfrentadas entre hosteleros y algunos residentes y otros vecinos de barrio, que critican el exceso de apartamentos turísticos y de terrazas por las molestias que provocan para el descanso de quienes viven en el barrio.

«Por aquí se dan importantes problemas de acceso y permanencia en la vivienda. El acento se pone en que si se vende el edificio entero el daño que se provoca a quienes viven cerca es mayor», denunció Calvo, que además criticó la «tardanza y la falta de ambición» desde el Ayuntamiento de Valencia para poner fin a este problema. «Hacen falta más políticas de protección del vecindario y otras medidas para proteger los pisos», criticó.

Para las portavoces de la entidad, no es suficiente con hacer cumplir el Plan General de Ordenación Urbana en el nuevo marco que establece la Ley de Turismo, sino que la prohibición de abrir viviendas de uso turístico por encima del primer piso debe ser retroactiva «puesto que hay muchas viviendas turísticas regularizadas por el registro autonómico totalmente fuera de la normativa municipal». Al mismo tiempo, han demandado en varias ocasiones al Ayuntamiento el desarrollo de las zonas turísticamente saturadas en Ruzafa y Ciutat Vella, donde no son suficiente las limitaciones establecidas hasta ahora, así como un tratamiento especial para el Cabanyal. La red de entidades también anunció futuras enmiendas a la LOTUP para tratar de prohibir los cambios de uso de edificios residenciales a turísticos, «de los que tanto se están aprovechando los grandes grupos inmobiliarios para expulsar a inquilinos».

Buena parte de las esperanzas de los residentes en la zona radican en el Plan Especial de Protección (PEP) de Ciutat Vella, presentado por el concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià, a finales del pasado mes. El documento prohibe la apertura de nuevos apartamentos turísticos y hoteles salvo en el barrio de Sant Francesc y parte de Velluters, junto a algunos casos aislados de palacetes y casas señoriales donde sea inviable su uso como viviendas. La restricción a nuevas aperturas es prácticamente total, dado que en Sant Francesc sólo se dará licencia cuando el inmueble esté a más de 150 metros de otro existente. De este modo se quiere potenciar en todo el distrito la llegada de habitantes, una iniciativa que es apoyada por la Federación de Asociaciones de Vecinos.

El consistorio tuvo que aprobar una moratoria temporal de nuevas licencias hoteleras en el centro al detectar una masificación indeseada

Ya en febrero, el Consistorio tuvo que aprobar una moratoria temporal de nuevas licencias hoteleras en el centro al detectar una masificación indeseada. Sin embargo, con la aprobación del nuevo plan se seguirá con la tramitación de las licencias presentadas antes de la suspensión. En total, unos setenta hoteles y edificios de apartamentos donde sí se permite la recalificación de uso residencial a terciario, al contrario de lo que sucederá a partir de la aprobación final.

Toda esta cuestión administrativa es el intento del Consistorio de mediar en una situación que amenaza con desmandarse, como en Barcelona, donde en algunos barrios los vecinos están abiertamente en contra de los turistas, que empiezan, según ellos, a restar más que a sumar. La semana pasada, dos miembros de la organización juvenil independentista Arran irrumpieron un bus turístico de Valencia y colgaron una pancarta con el mensaje «Paremos la masificación turística en los Països Catalans» cuando el vehículo estaba detenido en el paseo de la Alameda, pocas horas después de asaltar otro autobús de estas características en Barcelona. En un comunicado, la organización radical explicó que habían realizado una «acción reivindicativa contra el modelo turístico» en un autobús, donde lanzaron dos botes de humo en la parte superior del vehículo, que está descubierta. La situación no llega a tanto en Ciutat Vella, pero sí se ven ya carteles que alertan de la presencia de apartamentos turísticos en determinados edificios, colgados por los mismos residentes que conviven con ellos.

Fotos

Vídeos