La oposición hace frente común contra el «rodillo» de Joan Ribó

Joan Ribó y Sandra Gómez, antes de la firma del pacto./J. SIGNES
Joan Ribó y Sandra Gómez, antes de la firma del pacto. / J. SIGNES

Vox sorprende al votar con la izquierda en los nombramientos para entidades como EMIVASA

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Pistoletazo de salida al mandato en el Ayuntamiento de Valencia con el pleno de organización celebrado esta mañana. Desde el primer momento, las posturas están claras: la oposición ha hecho frente común contra el «rodillo» de Joan Ribó, que ha defendido sus decisiones sobre las dedicaciones parciales, el número de asesores o las preguntas a pleno y a las comisiones. El único momento en el que se ha resquebrajado esa imagen de unidad entre PP, Cs y Vox ha sido cuando estos últimos han votado a favor de cuestiones como en los nombramientos de consejeros para EMIVASA o en la composición de la Junta Local de Protección Civil.

Acuerdo del Rialto

Ha sido la única grieta en una fachada común entre toda la oposición, muy enfadada por las últimas decisiones del primer edil. La portavoz del PP, María José Catalá, ha afeado al bipartito que haya alumbrado «una hidra de las cabezas, y eso que no se podía», en referencia a la creación de las dos vicealcaldías, y ha apoyado la petición de su homólogo de Ciudadanos, Fernando Giner, de pedir al interventor municipal un informe que indique qué ha cambiado para que hace cuatro años no fuera obligatorio que hubiera ocho dedicaciones parciales en la corporación y ahora sí.

Más

El alcalde ha explicado, a este respecto, que ese informe no existe y que no recuerda si esa obligación le fue trasladada en una reunión informal porque él, ha dicho, no se acuerda de este tipo de encuentros, Ribó ha defendido su posición y ha apuntado que en otras ciudades como Granada o Málaga PP y Cs, en el poder, también ha distribuido las dedicaciones parciales únicamente entre la oposición.

Ha sido un pleno muy teatral, con posturas exageradamente marcadas, cuando el concejal de Vox Vicente Montañez ha sacado un rodillo para pintar y se lo ha ofrecido al alcalde, «porque es la herramienta que ha cogido tras dejar la vara de mando». Su intervención, en la que ha afeado el aumento de sueldo del 2,5% a concejales y personal eventual, ha enfadado y mucho a Sandra Gómez, que le ha afeado que hablara de la gente más necesitada: «¡Hábleles a ellos de que con 63.000 euros al año no le da para trabajar de 8 a 14 horas!».

Lee aquí el documento completo con el Acuerdo del Rialto para el Ayuntamiento de Valencia.