El atasco del colector del cauce suma 2.500 toneladas

P. M. VALENCIA

Los efectos de la tormenta caída la madrugada del lunes en Valencia han puesto de relieve de nuevo la limpieza que realiza el Ayuntamiento en el colector norte, atascado por completo por la acumulación de residuos, sobre todo toallitas higiénicas.

De momento han sido trasladadas a vertederos un total de 2.500 toneladas de este tipo de desechos, confirmaron ayer fuentes de la concejalía del Ciclo Integral del Agua, quienes precisaron que la tarea se prolongará el resto del año. Los operarios trabajan ahora en los tramos I y III, donde en el primer caso se encuentra ya desatascado en más de un 60% de su longitud. Estos días la retirada se concentra en las inmediaciones de l'Umbracle.

En el tramo III, la tarea se realiza en la partida del Salinar entre l'Oceanogràfic y la autopista de El Saler, mientras que el tramo II (aliviadero) está finalizado en lo que respecta a su limpieza.

Este colector ha sufrido al menos dos episodios desde mayo con colapsos de aguas negras al no tener capacidad de desagüe durante fuertes tormentas. Cuando sucede esto aumenta el aporte de agua limpia desde l'Oceanogràfic y el vertido de un tipo de bacterias que comen materia orgánica, lo que ayudará a la eliminación de fango en el fondo del cauce.

Esto último se realiza en colaboración con la Fundación Aguas de Valencia y los resultados ya han comenzado a notarse en la calidad del agua, salvo por casos puntuales como los dos vertidos. La solución definitiva será la construcción de un tramo de colector que irá desde l'Oceanogràfic hasta su conexión con la planta de Pinedo, lo que carece de presupuesto y plazos.

Fotos

Vídeos