Hackear un coche autónomo, un juego de niños

Tesla./Reuters
Tesla. / Reuters

Los sistemas LIDAR de los vehículos leen señales y se confunden con una simple modificación

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

La irrupción de los vehículos autónomos es una incógnita. La legislación, al menos en España, está preparada para acogerlos en las carreteras nacionales, pero ¿está preparada la tecnología para su despliegue?

Apple, Google y las grandes automovilísticas están trabajando en el desarrollo del software necesario para circular sin la interacción humana. No obstante, la seguridad es el punto flaco todavía.

Un objeto conectado es un caramelo para hackers. Una simple manipulación del código puede bloquear puertas, encender luces, apagar la radio, controlar el volante o, simplemente, apagar el motor del vehículo.

El último experimento ha tenido al software del autopilot de Tesla como protagonista. Investigadores de Tencent Security Lab Keen han conseguido batir a la tecnología de la compañía de Elon Musk y para ello han usado los ataques antagónicos.

Una simple acción lejana de la manipulación de código, contagio con un código malicioso. Sólo un método para engañar a los sistemas de identificación, que están cimentados en el uso de redes neuronales.

A través de las redes neuronales, los sistemas de inteligencia artificial tratan de replicar de forma más exacta el comportamiento del cerebro humano. Un ataque a su funcionamiento, puede provocar errores en la identificación.

En su informe, Tencent demuestra cómo un Tesla circula en dirección contraria. A través de unas pegatinas sobre la carretera, el vehículo fabricado por la compañía de Musk giró y cambió de carril. «Inducir a error al vehículo piloto automático con algunos parches elaborado por un atacante malintencionado, puede ser en ocasiones más peligroso que dejar de reconocer el carril», señalan los investigadores de Tencent en su investigación.

Mapeado clave

A principios del año pasado, la DGT y Mobileye, filial de Intel, trabajan en la creación de un gran Google Maps para mapear España y que los vehículos autónomos puedan leerlo y circular leyendo líneas y señales sin ayuda humana.

Para su confección, Mobileye pone a disposición de la DGT su servicio de Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS) y la tecnología REM (Road Experience Managment). En la actualidad, los sistemas de seguridad o de ayuda a la conducción están basados en sensores como el radar o LIDAR, dos sistemas de medición y detección de objetos mediante láser. Los rayos láser que se emiten impactan sobre los objetos, rebotan y vuelven reflejados.

Con estos datos, el coche autónomo podrá geoposicionarse mediante triangulación y si, por ejemplo, ha nevado y el sistema no consigue ver las líneas, gracias al mapa sabrá el recorrido de la carretera.