Piden nueve años para dos hombres que dejaron en coma a otro tras una paliza en Algemesí

Entrada de la Ciudad de la Justicia, sede de la Audiencia Provincial de Valencia. /J. Banjo
Entrada de la Ciudad de la Justicia, sede de la Audiencia Provincial de Valencia. / J. Banjo

Los hechos sucedieron en mayo de 2017 en un domicilio de la localidad, donde residían los procesados

EFE

La Fiscalía Provincial de Valencia reclama una pena de nueve años de prisión para cada uno de los dos hombres acusados de apalizar brutalmente a otro, hasta el punto de hacerle perder el ojo izquierdo y quedar en coma, en mayo de 2017 en la localidad de Algemesí.

Estos hechos, cuyo juicio está previsto para este martes y el miércoles en la sección quinta de la Audiencia de Valencia, sucedieron el 29 de mayo de 2017 en un domicilio de Algemesí donde residían habitualmente los procesados.

Sabedores ambos de que la víctima les había robado dinero y heroína que guardaban en la casa, uno de los procesados le invitó a entrar al domicilio cuando le vio aproximarse por la calle con la excusa de que «iba a probar algo nuevo para consumir», según el escrito de acusación del fiscal, al que ha tenido acceso EFE.

Nada más entrar la víctima al domicilio, los procesados, junto a otras dos personas que no han podido ser identificadas, comenzaron a preguntarle dónde estaba el dinero y las sustancias sustraídas e iniciaron una agresión con palos.

Uno de los procesados le golpeó la cabeza con un ladrillo de obra, primero en la parte trasera de la cabeza y después en la delantera, y posteriormente le introdujo un palo de madera fino en el ojo izquierdo hasta reventárselo; todo ello en el transcurso de una paliza que se prolongó durante más de dos horas.

La víctima fue asistida en el Hospital de La Ribera de Alzira y estuvo en coma durante varios días, ya que presentaba, además de las lesiones descritas, fracturas de cráneo, fractura de ambas órbitas oculares, fractura de trece costillas, pérdida de once dientes, traumatismo vertebral y fractura de dos dedos, al tiempo que sufrió dos infartos renales.

Los procesados permanecen en prisión provisional desde junio de 2017 hasta la actualidad.

Además de la citada pena de prisión, el Ministerio Fiscal reclama una indemnización para la víctima de 260.000 euros más los intereses legales y el pago de las costas procesales.