Muere electrocutado al tocar un enganche ilegal de luz junto a su casa en Pinedo

Solar en la calle Entrada de Pedrós donde ocurrieron los trágicos hechos./J. Signes
Solar en la calle Entrada de Pedrós donde ocurrieron los trágicos hechos. / J. Signes

La policía investiga si la víctima estaba realizando una conexión clandestina a la red eléctrica o podría haber tocado los cables de forma accidental cuando movía chatarra

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Un hombre de nacionalidad rumana y 46 años de edad, Emil I., murió el jueves por la noche al sufrir una descarga eléctrica cuando tocó los cables de un enganche ilegal de luz junto a su casa en la pedanía valenciana de Pinedo. Los trágicos hechos ocurrieron sobre las 22 horas en una zona de chabolas en la calle Entrada de Pedrós.

El teléfono de emergencias 112 recibió la llamada de una persona que alertaba del electrocutamiento accidental de un hombre, y segundos después, el Centro de Información y Coordinación de Urgencias avisó al Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU), la Policía Nacional y la Policía Local para que acudieran al lugar indicado por el testigo del suceso.

Dos policías locales del retén de Ruzafa fueron los primeros agentes que llegaron a la calle Entrada de Pedrós, donde la víctima se encontraba tendida en el suelo en posición de cúbito dorsal. Los policías practicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar al hombre durante cerca de 20 minutos mientras esperaban la llegada de la ambulancia. Fueron momentos de gran tensión y nerviosismo en los que los agentes trataron de recuperar las constantes vitales de la víctima.

Pocos minutos después, otra patrulla de la Policía Nacional y un equipo médico del SAMU llegaron al lugar del suceso. Los sanitarios también realizaron maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzada al hombre, pero sus esfuerzos fueron en vano.

La Policía Nacional se hizo cargo de las investigaciones para determinar las causas del electrocutamiento. Un equipo de bomberos y técnicos de lberdrola se desplazaron al lugar para inspeccionar el pequeño montículo donde la víctima sufrió la descarga eléctrica.

La pareja del hombre fallecido fue testigo de los hechos e indicó a la policía el punto exacto donde su marido tocó dos cables que se encontraban a ras de suelo. La mujer afirmó en un principio que el electrocutamiento se había producido mientras la víctima orinaba junto a una acequia, pero poco después dio otra versión al asegurar que su esposo estaba moviendo chatarra en el montículo.

Una vez que la Policía Científica terminó de inspeccionar el cadáver y el enganche ilegal a la red eléctrica, el cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Valencia para practicarle la correspondiente autopsia.

La policía trata de averiguar ahora si la víctima sufrió la descarga eléctrica cuando manipulaba los cables para realizar un enganche ilegal, pero tampoco descarta que los tocara mientras movía chatarra en ese punto. La segunda hipótesis indicaría que Emil no sabía que estaba encima de una conexión clandestina a la red eléctrica.

Otros sucesos