El maltratador que dejó en coma a su expareja la acosaba desde que ella cortó la relación

El procesado declara ante el tribunal, ayer, en una sala de la Ciudad de la Justicia de Valencia. / damián torres
El procesado declara ante el tribunal, ayer, en una sala de la Ciudad de la Justicia de Valencia. / damián torres

El procesado reconoce que agredió a la víctima, pero no recuerda haberla estrangulado con un cable y declara que creía que la había matado

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

Cuatro testigos declararon ayer que conocían los malos tratos y el acoso que sufría Marta Montero Montolio, la joven de Manises que sufre graves secuelas cerebrales al ser golpeada en la cabeza por su exnovio. El juicio contra Luis M. T., con antecedentes policiales por maltratar a otras dos parejas, comenzó ayer con dos horas de retraso por el traslado en una ambulancia del procesado, desde el centro penitenciario de Picassent a la Ciudad de la Justicia de Valencia, después de que alegara una fobia enfermiza a los espacios cerrados sin que lo supiera el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Valencia.

Luis M. reconoció haber causado las lesiones a su exnovia, aunque declaró que la golpeó tras una discusión y después de que ella le propinara dos bofetadas y un mordisco. «Me dio un ataque de locura», afirmó para explicar la violencia inusitada que empleó. También aseguró que no estranguló a Marta con el cable y dijo que creía que estaba muerta cuando él salió de la casa.

Tres compañeros de trabajo y una amiga de la víctima manifestaron que le aconsejaron que denunciara los malos tratos y el acoso que sufría, pero la joven no acudió a la policía porque temía las posibles represalias de su expareja: un hombre detallista al principio y muy celoso y violento en las últimas semanas del noviazgo.

Estuvo a punto de denunciar

Aunque Luis M. aseveró que Marta seguía siendo su novia cuando la agredió el 1 de septiembre de 2015, la mayoría de testigos desmintieron al procesado y declararon que la joven decidió cortar la relación tras una discusión a mediados de julio en la que el maltratador escupió a su pareja. Después de aquella vejación, la víctima acudió con su padre a la comisaría de la Policía Nacional de Quart de Poblet para denunciar a su exnovio, pero la hermana de este le llamó por teléfono y la convenció en el último momento para que no lo hiciera.

Otro de los testigos que ayer declaró ante el tribunal de la Sección Primera fue un policía nacional que habló por teléfono con Luis M. antes y después de la brutal agresión. El agente afirmó que era amigo del acusado y restó importancia a la conversación de 383 segundos que mantuvieron a las 10.51 horas. La mujer que llamó a la policía poco después, concretamente a las 11.40 horas, señaló que escuchó un grito de mujer y varios golpes.

El policía también explicó al tribunal el contenido de otra conversación telefónica con el procesado, después de que este estrangulara con el cable a Marta, en la que el maltratador le pidió que trasladara la jaula del perro de la víctima. Uno de los compañeros de trabajo de la mujer agredida, Alejandro M., relató cómo fue testigo de un episodio violento de Luis M., que cogió del brazo a Marta tras una discusión, y afirmó que el acusado se hizo pasar por un guardia civil para conseguir su teléfono móvil y le preguntó dónde vivía.

Más

Fotos

Vídeos