Juzgan por homicidio a un hombre que disparó a tres GRS en Turís al confundirlos con narcos

Un agente del GRS en una imagen de archivo y el lugar de la redada antidroga./
Un agente del GRS en una imagen de archivo y el lugar de la redada antidroga.

El acusado de homicidio en grado de tentativa hirió a tres GRS de la Guardia Civil que tiraron abajo la puerta de su casa con una orden judicial

EFEValencia

La sección quinta de la Audiencia Provincial de Valencia juzga mañana miércoles a un hombre de 54 años que disparó sobre los agentes de la Guardia Civil que se disponían a registrar su domicilio de Turís (Valencia) y que hirió a tres de ellos. Según informó el cuerpo policial en su momento, el acusado pidió perdón y aseguró que había confundido a los GRS del Instituto Armado con narcotraficantes.

En su escrito de calificación, el fiscal reclama para el procesado una condena de 9 años y 6 meses de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, una multa de 1.860 euros por tres delitos leves de lesiones y una indemnización de 760 euros para dos de los agentes (240 y 520).

Los hechos, según el relato del Ministerio Público, se produjeron a las 7 horas del 5 de mayo de 2017, en una vivienda ubicada en una urbanización de Turís cuando los agentes se disponían a ejecutar una diligencia de entrada y registro acordada por un juzgado de Villajoyosa (Alicante), motivada por un asunto relacionado con el narcotráfico.

Los agentes llamaron a la puerta con el puño al tiempo que se identificaban, y mientras procedían a abrirla con un ariete, el acusado disparó a través de la puerta con una pistola -cuya tenencia es objeto de otro procedimiento-.

La bala impactó sobre el material de protección de los agentes y, posteriormente, partes del proyectil sobre tres de ellos.

Uno de los guardias resultó herido en un glúteo, otro en el muslo derecho y el tercero en un tobillo, si bien sólo dos de ellos reclaman por las lesiones sufridas.

En un primer momento, se informó únicamente de las heridas sufridas por uno de los agentes en el pie. La protección de la bota del agente del Grupo de Reserva y de Seguridad (GRS) impidió que el fragmento de bala alcanzara el tobillo. En la operación de la Guardia Civil finalmente hubo siete detenidos.

Operación de la Guardia Civil