Detenida otra vez la suplantadora de Picassent por una estafa

El abogado Daniel Revenga y Beatriz M., el pasado viernes, a la salida del juzgado de Picassent. / juan J. monzó
El abogado Daniel Revenga y Beatriz M., el pasado viernes, a la salida del juzgado de Picassent. / juan J. monzó

La joven utilizó sus conocimientos informáticos para acceder a la cuenta bancaria de un hombre y le estafó 3.000 euros entre cargos, transferencias y reintegros

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

La historia se repite. La estafadora especializada en suplantar identidades, Beatriz M. M., de 22 años, vuelve a las andadas. Cinco días después de que la jueza decretara su libertad con cargos, la joven de 22 años dio otra vez con sus huesos en un calabozo tras ser detenida por la Policía Nacional de Mislata. Una denuncia de otra víctima desencadenó su enésimo arresto por estafa.

Según las investigaciones policiales, Beatriz utilizó sus conocimientos informáticos para acceder a la cuenta bancaria de un hombre que le realquiló una habitación el pasado lunes. Tras apuntar las claves y números secretos, la joven le estafó 3.000 euros entre cargos, transferencias y reintegros fraudulentos.

Noticias sobre Bea, la suplantadora de Picassent

Beatriz compró un ordenador portátil de la marca Apple y se alojó en un hotel cercano a la Estación del Norte de Valencia. Tras poner los hechos delictivos en conocimiento de la policía, la víctima facilitó a los investigadores los datos de la presunta estafadora, cuyo rostro y delitos habían sido difundidos por varios programas de televisión.

Mientras presentaba la denuncia en la comisaría de Mislata, el hombre recibió la notificación de un nuevo cargo en su cuenta bancaria. Beatriz estaba pagando su alojamiento en un hotel en el centro de Valencia con la tarjeta de crédito de la víctima.

La Policía Nacional de Mislata acudió al establecimiento y detuvo a la estafadora cuando se disponía a coger un tren en la Estación del Norte. La nueva estafa con suplantación de identidad que la policía atribuye a la joven está cuantificada en cerca de 3.000 euros, según informaron fuentes jurídica

Tras leerle sus derechos e informarle del motivo de su arresto, la policía volvió a tomar las huellas de la estafadora en la Inspección Central de Guardia (ICG) en el complejo de Zapadores, tal y como establece el protocolo policial establecido para identificar plenamente a los detenidos antes de trasladarlos al juzgado.

El pasado 7 de noviembre, la Policía Nacional detuvo a Beatriz por cometer otra estafa con una tarjeta de crédito que utilizó en el Hotel Las Arenas tras sustraerla en un barco en Dénia. Cuando la joven aún estaba en dependencias policiales, uno de los agentes descubrió que la detenida utilizaba un perfil falso de un 'instagramer' italiano y había enviado mensajes a una amiga íntima, Julia P. G., de 23 años, la chica que horas después sería acusada de presentar seis denuncias falsas contra su exnovio. Como ya informó LAS PROVINCIAS, Beatriz confesó que se había hecho pasar por el exnovio de su amiga para enviar mensajes en los que amenazaba de muerte a Julia con la intención luego de aliviar su pena y ganarse su afecto.

«Tic, tac, tu tiempo se acaba, cuando menos te lo esperes estaré ahí para matarte», escribió la suplantadora para inculpar a Marc J., el joven de 28 años que fue detenido seis veces en pocas semanas. Beatriz utilizó una aplicación de móvil para que los mensajes aparecieran como enviados por el número de teléfono de Marc.

Más