La policía cerca al sospechoso de Xàtiva

La policía cerca al sospechoso de Xàtiva

El asesino dejó en la vivienda una gran cantidad de indicios | La autopsia confirma que la mujer murió desangrada por las heridas que sufrió en el cuello y los agentes rastrean su entorno

B. GONZÁLEZ/M. GARCÍAXàtiva

Quien asesinó a Isabella Elan Raducanu, la vecina de Xàtiva que apareció degollada en su cama a primera hora de la tarde del pasado martes, no fue nada cuidadoso a la hora de no dejar pistas o indicios que pudieran conducir hacia su persona. «No fue la actuación de un profesional», comentan fuentes cercanas a la investigación.

El hecho de que dejara una buena cantidad de vestigios que los investigadores han podido ir recopilando en los últimos días hace pensar, según señalaron las mismas fuentes, que la detención del asesino de la mujer embarazada puede ser inminente. «Aunque nunca se puede dar nada por seguro en este tipo de casos, todo apunta a que más pronto que tarde será detenido», agregaron.

Cabe recordar que la pareja de Isabella quedó descartada de la participación en el hecho violento, puesto que se pudo corroborar su coartada, tanto por los testimonios de sus compañeros de trabajo como por las cámaras de seguridad de la empresa en la que trabaja. En la hora en la que se estimó que ocurrió el crimen, el hombre se encontraba en su puesto de trabajo.

La autopsia, que ya se ha realizado, ha servido para confirmar que la mujer de 36 años falleció desangrada a consecuencia del corte que sufrió en el cuello.

Al consistorio setabense aún no ha llegado ninguna solicitud para el enterramiento o la repatriación del cuerpo (la fallecida es de nacionalidad rumana), y no tienen constancia de que la víctima tengan ningún familiar cercano ni en Xàtiva ni en España, a excepción del que ha sido su pareja y de algunas amigas.

Precisamente, ha sido una de estas amigas la que, según fuentes policiales, se habría ofrecido para hacerse cargo del cuerpo y también de la hija menor que Isabella tenía de una relación anterior.

Los hechos se produjeron el pasado martes hacia las dos de la tarde, cuando una vecina escuchó unos fuertes golpes, pero no fue hasta dos horas más tarde cuando la pareja de la asesinada se la encontró en la cama, acuchillada en el cuello y con un fuerte golpe en la cabeza en medio de un charco de sangre.

Más noticias del crimen de Xàtiva

Temas

Xátiva