Detectan nuevos efectos secundarios de la vacuna del Rotavirus y otros 10 medicamentos de uso común

Detectan nuevos efectos secundarios de la vacuna del Rotavirus y otros 10 medicamentos de uso común

Sanidad alerta sobre reacciones adversas referidas en controles de farmacovigilancia en analgésicos, antibióticos, antitiroideos, antihistamínicos, anticancerígenos y anestésicos

M. C. V. Valencia

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha emitido un resumen de nuevos efectos secundarios y alertas de seguridad sobre fármacos de uso humano detectados en las últimas semanas, que ya han sido notificadas a los profesionales de la práctica clínica.

Entre las nuevas reacciones adversas detectadas en los controles de farmacovigilacia está la urticaria que puede provocar la vacuna del Rotavirus.

Además, se han registrado casos de pancreatitis aguda recurrente tras la reexposición al carbimazol/tiamazol (Neo-Tomizol y Tirodril), dos fármacos antitiroideos indicados en situaciones en las que es necesaria una reducción de la función tiroidea. De la misma forma, Sanidad advierte de evidencias de posibles problemas en el embarazo durante su uso, por lo que recomienda el uso de métodos anticonceptivos eficaces durante el tratamiento y el uso de la dosis efectiva más baja durante la gestación.

Por otro lado, el uso conjunto de agentes citostáticos que detienen el crecimiento de células cancerosas conocidos como fluoropirimidinas (capecitabina y 5-fluorouracilo) y brivudina (Brinix®, Nervinex® y Nervol®), utilizado para inhibir la replicación de los virus del herpes simple tipo 1 y varicela zóster, se ha anunciado por Sanidad como contraindicado tras la notificación de casos mortales después de una interacción originada por la inhibición de la dihidropirimidina dehidrogenasa por brivudina, lo que provoca un aumento de la toxicidad de la fluoropirimidina. Debe haber al menos un periodo de espera de cuatro semanas entre el final de tratamiento con brivudina y el comienzo de la terapia con capecitabina.

Alerta sanitaria

Asimismo, se han notificado reacciones adversas cutáneas graves con eosinofilia y síntomas sistémicos que pueden ser mortales o amenazantes para la vida, asociados al tratamiento con ceftriaxona, un bactericida de amplio espectro y acción prolongada comúnmente utilizado en casos de profilaxis preoperatoria y sepsis, meningitis, peritonitis, infección biliar, sea; articular; de piel y tejido blando, de heridas, renal, urinaria, respiratoria, neumonía, de garganta, nariz y oídos, genital, gonocócica, borreliosis de Lyme, entre otros. Por el momento se desconoce la frecuencia de estos efectos secundarios, que siguen investigándose.

Respecto al controvertido Fentanilocitrato solución inyectable, el analgésico opioide sintético similar a la morfina pero entre 50 y 100 veces más potente, la AEMPS ha alertado de la identificación de los delirios como nuevo efecto colateral del tratamiento, que se une al riesgo de dependencia y síndrome de abstinencia que puede aparecer acompñado de náuseas, vómitos, diarrea, ansiedad, escalofríos, temblores y sudoración. En el caso de los parches transdérmicos se registran, además, casos de deficiencia androgénica.

También sobre otro opioide, en este caso utilizado para combatir la diarrea generada por una gastroenteritis o una enfermedad inflamatoria intestinal, la Loperamida/Loperamida simeticona, Sanidad ha avisado a los profesionales de posibles reacciones cardíacas por sobredosis o por una prolongación del tratamiento.

El riesgo de malformaciones fetales se triplica por el uso de Misoprostol, un fármaco ginecológico utilizado para la inducción del parto a término, durante cualquier otro momento del embarazo. Se han registrado casos de síndrome de Moebius, síndrome de bandas amnióticas y anomalías del sistema nervioso central en el feto.

Respecto al antibiótico cefuroxima sódica, utilizado tanto en adultos como en niños para eliminar las bacterias que causan las infecciones de pulmones, tracto urinario, piel y abdomen, se han señalado incedentes reseñables de edema macular. El uso del antihistamínico Ebastina se ha asociado en los últimos controles de farmacovigilancia a un aumento del apetito y, por tanto, de peso. De la misma forma, se han referido casos de convulsiones generalizadas en el uso del anestésico óxido nitroso.

Salud