Villarejo amenaza a Iglesias con airear grabaciones de dirigentes de su partido

José Villarejo./
José Villarejo.

El comisario acusa al líder de la formación morada de usarle como «ariete» en una «campaña mendaz» y de usar información privilegiada

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

José Villarejo vuelve a la carga desde la cárcel y pone en su punto de mira a Pablo Iglesias en su regreso a su política tras su baja por paternidad. En un comunicado hecho público por el comisario, el policía (preso desde noviembre de 2017) acusa al líder de Podemos de estar usándole como «ariete» en una campaña mendaz» con vistas a las elecciones del próximo 28 de abril. Y avisa a Iglesias de que está dispuesto a airear conversaciones de responsables de su partido si sigue con esa estrategia.

El supuesto jefe de la conocida como 'policía patriótica' insinúa que el hecho de que se haya hecho pública ahora la existencia de una investigación contra él sobre el supuesto robo de una tarjeta telefónica de la asistente de Iglesias no es, ni mucho menos, casual, sino que se trata de una estrategia teledirigida.

«¿Quién saca, en pleno proceso electoral y justo cuando voy a declarar sobre el 11-M, el caso de la tarjeta de la asistente de Pablo Iglesias?», se pregunta Villarejo, que le exige al líder de la formación morada que «haga política» y que «deje de hacer campaña a costa de argumentos mendaces».

El comisario, en su misiva, también se pregunta cómo, en su vuelta a la política en el mitin de la plaza junto al museo Reina Sofía, Pablo Iglesias sabía que iba a ser llamado a declarar por esta pieza cuando el sumario estaba secreto.

José Villarejo se queja en su carta de que «nadie esté defendiendo a la Policía» cuando, según el procesado, el cuerpo, como él mismo, está siendo atacado por sus investigaciones sobre las supuestas irregularidades de Podemos, como «la posible subversión del orden público orquestada desde potencias extranjeras, o la posible financiación ilegal a organizaciones políticas españolas por las dictaduras más abyectas caribeñas o persas».

En su comunicado, el comisario jubilado compara las investigaciones sobre Podemos a las de Filesa con el PSOE o a las de 'Gürtel' con el PP y se pregunta por qué las indagaciones sobre el partido de Iglesias tienen que ser las ilegales «ilegales».

¿Por qué solo PP?

«¿Por qué no me citan a contar todo lo que sé sobre esas investigaciones como solicité hace ya casi dos meses? ¿De dónde salieron los papeles de Bárcenas que ha proyectado Podemos en un edificio de todos los madrileños? ¿Por qué sólo emergen situaciones o dossiers que afectan e inciden negativamente contra el Partido Popular o medios de comunicación críticos con el poder?», se pregunta el recluso.

Y todo ello antes de lanzar una velada amenaza a Iglesias, dando a entender que grabó, como hacía siempre con todos sus interlocutores, a responsables de Podemos. «¿Dónde están mis encuentros con directivos mediáticamente relevantes y con personas muy posicionadas del partido del señor». «Se hablaban de cosas muy interesantes, créanme», dice crípticamente el exmando de la Policía, dejando ahí su amenaza.

Pero Villarejo también apunta a los socialistas, dando a entender que buena parte de la documentación incautada durante la 'operación Tándem' (en la que fue detenido el propio excomisario) que todavía no ha visto la luz tiene que ver con órdenes turbias de los gobiernos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

«¿Dónde está la documentación que afecta al PSOE y a sus gobiernos, por los que tantas cosas hice por el Estado al que representaban? ¿Por qué ese material no ve la luz? ¿Serán, de una forma casi mágica, coincidentes con los documentos que está resultando imposible desencriptar?», se vuelve a inquirir el exmando encarcelado, insinuando a las claras que el Ejecutivo de Pedro Sánchez está ocultando supuestas irregularidades de sus antecesores socialistas.

Al margen de amenazas, Villarejo insiste en su última misiva en que está siendo víctima de una «causa judicial dirigida, prospectiva y universal que pasa por la indagación de toda mi vida profesional, y en parte personal, encaminada a que no pueda salir con vida de prisión».

Más información: