Oltra paga 10 millones en tres meses por servicios prestados sin contrato

Mónica Oltra, vicepresidenta y consellera de Igualdad. /EFE/Manuel Bruque
Mónica Oltra, vicepresidenta y consellera de Igualdad. / EFE/Manuel Bruque

La Conselleria de Igualdad vuelve a recurrir a la práctica de los enriquecimientos injustos que ya utilizó la pasada legislatura

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERAValencia

10.133.569 euros. Esta es la suma que la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha pagado por servicios prestados sin contrato, los conocidos como enriquecimientos injustos, en algo más de tres meses. Como sucede con muchas prácticas políticas y administrativas, este procedimiento no es ilegal pero su abuso puede suponer una irregularidad ya que, a diferencia de un concurso público, no garantiza la transparencia y sólo debe estar justificado para que un determinado servicio no deje de prestarse. Por ello, tan sólo debería utilizarse por razones de urgencia o falta de previsión. Sin embargo,esta práctica excepcional ya se ha repetido hasta una veintena de ocasiones desde el arranque de la nueva legislatura autonómica en el departamento encabezado por Mónica Oltra.

Los también conocidos como expedientes de resarcimiento, que implican que el pago se realiza al proveedor que ya ha prestado el servicio, han servido a la conselleria para mantener programas para mayores, servicios para personas tuteladas o incluso para que no se corte el suministro de energía. El primero de ellos fue publicado en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) el pasado 6 de mayo mientras que los cinco últimos datan del pasado 5 de agosto. Cinco de los gastos tienen un importe superior al millón de euros y el más elevado hace referencia a la prestación de servicios en centros dependientes que conllevó un desembolso de algo más de dos millones.

La práctica de los enriquecimientos injustos es un viejo conocido de la administración valenciana y no solo fue utilizada por el Gobierno popular liderado por Alberto Fabra sino también por el primer Consell del Botánico que compartieron los socialistas valencianos y Compromís. Su uso está más justificado en consellerias como la de Sanidad para determinados gastos como el de los medicamentos pero la práctica se ha extendido a otros departamentos. Igualdad fue en la anterior legislatura el segundo departamento que más abusó de este mecanismo. Los pagos ascendieron a casi 300 millones.

Práctica extendida

Durante estos primeros tres meses desde las elecciones se ha continuado con los enriquecimientos injustos pero ya no solo en Igualdad. Además, de en Sanidad, Justicia, Agricultura, Economía, Educación y Hacienda también han recurrido a esta fórmula para hacer frente a obligaciones contraídas o mantener infraestructuras como el Monasterio de San Miguel de los Reyes.