La jueza imputa a los miembros de la mesa de contratación de las obras del circuito de la F-1

Obras del circuito de la F-1 en Valencia. / damián torres
Obras del circuito de la F-1 en Valencia. / damián torres

La instructora señala nuevas declaraciones y urge a una de las empresas investigadas a que aporte las facturas

A. RALLO

valencia. La titular del juzgado de Instrucción 17 de Valencia continúa con su personal investigación de las obras de la Fórmula 1 en Valencia. La causa, en apenas unos meses, ha alcanzado un volumen impensable en los inicios del caso. Tras las declaraciones de varios directivos en el día de ayer, que apenas aportaron información sobre el objeto de la investigación, la jueza decidió imputar a los integrantes de las mesas de contratación que adjudicaron las obras del circuito. La Fiscalía y la Generalitat apenas están preguntando durante los últimos interrogatorios.

Las comparecencias se celebrarán el próximo mes de octubre, según una providencia del juzgado. De igual modo, la instructora reclama a Hormigones Martínez, la empresa señalada por Ricardo Costa como una de las que pagó comisiones por trabajar en el circuito, que envíe al juzgado las facturas de estas obras.

La causa judicial abierta investiga si el diseño y la construcción del circuito de la Fórmula 1 para las carreras celebradas en la trama urbana de la ciudad de Valencia se hizo a la carta y si, además, se alteraron fechas en diferentes documentos. Entre otros responsables, se encuentran investigados el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el exconseller de Infraestructuras, Mario Flores.

El proyecto se dio a dos ingenierías sin ningún concurso público. Estas empresas se aliaron para el proyecto del trazado marítimo. Su oferta contaba con un factor que pudo ser determinante: la asesoría de la firma Tilke GMBHC&CO. Se trata del estudio del prestigioso ingeniero alemán Herman Tilke, persona de la máxima confianza de Bernie Ecclestone. Esta sociedad ha participado en todos los nuevos circuitos de la Fórmula 1 durante la última década. Así, los diseños de Sepang (Malaisia), Shanghai (China), Estambul y Bahrein.

La jueza sospecha que las empresas adjudicatarias fueron beneficiadas posteriormente al aprobarse modificados al borde del 20%, el margen máximo que permite la ley. La sospecha es que esto sería una gratificación -la mejora sería innecesaria, en cualquier caso- porque las mercantiles habrían entregado previamente una comisión, siempre según el relato del arrepentido Ricardo Costa.

Fotos

Vídeos