Nuevos informes de la Udef acreditan el amaño en contratos para la Fórmula 1

Circuito de Fórmula 1 de Valencia. / Damián Torres

Los agentes apuntan a que para la megafonía y la dirección de carrera se crearon los expedientes después de adjudicarse

A. Rallo
A. RALLOValencia

Los últimos informes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) apuntalan la existencia de amaño en los contratos de Circuito del Motor para la Fórmula 1. Se trata de la única pieza de la organización de las pruebas automovilísticas que continúa hoy abierta, cuatro años después de iniciarse la instrucción. Una decena de empresarios se encuentran investigados en esta causa. Destaca el caso de Julio García, el que fuera director de Circuito Motor y hermano del exdirector de RTVV, Pedro García, señalado también por la visita del Papa a Valencia en la trama Gürtel.

Los especialistas de la Udef han repasado todo el proceso administrativo que recorrieron los expedientes, lo que les ha permitido acreditar cómo la documentación administrativa se elaboró una vez adjudicada ya la licitación y, en algún supuesto, incluso una vez prestado ya el servicio. Entre los contratos recientemente analizados figura, por ejemplo, el de megafonía y el de la dirección y control de carrera.

La conclusión de los agentes en estos recientes dosieres es que la empresa Circuito del Motor actuó como si se tratara de una sociedad privada y en todo momento siguieron las indicaciones de Valmor, el instrumento ideado por Jorge Martínez 'Aspar', Fernando Roig y José Luis Olivas para la organización del evento. El problema reside en operar como si fuera Valmor cuando se trata de una empresa pública y debe someter sus contratos a los principios de publicidad pese a que los criterios puedan ser marcados por el organizador del evento, en este caso, la sociedad de Aspar.

Uno de los investigados es el exdirector del circuito, hermano de Pedro García, quien dirigió RTVV

La causa es la pieza número tres de la investigación de las pruebas automovilísticas que se tramita en Instrucción 2 de Valencia. A la Fiscalía Anticorrupción siempre le llamó la atención el extraño papel que ejercía Valmor en las contrataciones de Circuito del Motor. La empresa pública, al parecer, aleccionaba a la Generalitat para que los servicios se adjudicaran en una única dirección.

Una de las investigaciones hacía referencia a la contratación de las pantallas del gran premio, pero también los sistemas de acceso y comunicación digital al recinto están bajo sospecha. En esta pieza cobra un papel relevante Desamparados del Valle, técnico de la Administración. El cruce de correos que en su día aportó la Udef resultaba especialmente significativo porque trasladaba la hipótesis de que los expedientes se elaboraban una vez decidida la adjudicación. Este planteamiento se ha visto confirmado ahora tras el trabajo policial.

Se trata de la única causa relacionada con el evento automovilístico que tiene ocpiones de llegar a juicio

Salvo sorpresa mayúscula esta sería la única causa de la Fórmula 1 con recorrido judicial más allá de la instrucción. Está por ver qué delitos enmarcarían estos hechos. La prevaricación parece clara, pero este ilícito no tiene pena de prisión. También puede existir un delito de malversación, con consecuencias más graves para los investigados.

El resto de asuntos de la F-1 se han ido disolviendo con el paso del tiempo debido a la debilidad de los indicios que un día llevaron a la presentación de una querella por parte de Anticorrupción. La organización de la F-1 y la negociación con Bernie Ecclestone quedó archivada y Camps fue exculpado. Respecto a la compra de Valmor por parte del Consell por un euro se pidió el archivo por parte de la Fiscalía tras no haberse practicado ninguna diligencia en cuatro años. Otra de las piezas que se tramitaba en otro juzgado, las obras del circuito urbano, se sobreseyó al estar prescrita.

Más