El Gobierno sólo admite 282 euros de gasto del viaje de Sánchez en Falcón a Benicàssim

Pedro Sánchez acudió el sábado al FIB acompañado de su mujer, Begoña Gómez./EFE
Pedro Sánchez acudió el sábado al FIB acompañado de su mujer, Begoña Gómez. / EFE

El avión trasladó el pasado 20 de julio al presidente hasta el aeropuerto de Castellón

SP

Presidencia del Gobierno ha admitido ahora un gasto de 282 euros por el departamento de Protocolo durante el viaje en avión oficial del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la Comunitat el pasado mes de julio. Una cantidad que lógicamente no incluye el coste total del desplazamiento del máximo dirigente gubernamental.

El Falcon 900B trasladó el pasado 20 de julio por la tarde, viernes, a Sánchez hasta el aeropuerto de Castellón. Pero no se quedó allí. La aeronave emprendió vuelo esa misma tarde de regreso a Madrid. Al día siguiente, el aparato volvió a aterrizar en la terminal de Castellón. Recogió al presidente del Gobierno, y emprendió de nuevo vuelo hacia la capital. Según Presidencia, la familia de Sánchez se trasladó por carretera, y no a bordo del Falcon, hasta Castellón.

El motivo del traslado eran breves reuniones con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y con la alcaldesa de Castellón, según informaron fuentes oficiales y se recogía en las agendas de los dirigentes. Pero, además, durante aquella noche el presidente y su esposa acudieron al FIB donde disfrutaron de algunos de los conciertos del festival.

El coste parcial del viaje se ha conocido gracias al empeño del asesor del PP en el Ayuntamiento de Valencia, Luis Salom. El Consejo de Transparencia dio la razón al demandante que se quejó de que la primera contestación del Gobierno no aportaba ninguna información relevante. La última contestación -sólo da esa cifra parcial y omite más datos generales- tampoco satisface al cargo popular. «Esta es una nueva muestra del talante antidemocrático del gobierno socialista», lamentó Salom quien ironiza sobre la respuesta al pensar que está firmada el mismo 28 de diciembre. «Ante esta broma de mal gusto, volveré a reclamar la actuación del Consejo de Transparencia», adelantó.