La gestora del PP provincial de Valencia, en el punto de mira

Eva Ortiz, el exministro Íñigo de la Serna, Isabel Bonig y Rubén Moreno./Jesús Signes
Eva Ortiz, el exministro Íñigo de la Serna, Isabel Bonig y Rubén Moreno. / Jesús Signes

El apoyo de Moreno a Santamaría debilita su posición ante la dirección nacional | Algunas voces plantean que la toma de partido en el proceso de elección del presidente popular debería acarrear que se presentaran dimisiones

JC. F. M.
JC. F. M.Valencia

El presidente de la gestora que dirige el PP de la provincia de Valencia, Rubén Moreno, fue uno de los más destacados apoyos de la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en el pulso que mantuvo con Pablo Casado por la presidencia del partido. El triunfo de este último, y la falta de acuerdo con la exnúmero dos del Gobierno de Rajoy para perfilar la nueva dirección nacional, deja a Moreno en una situación incómoda, al frente de una gestora que ahora depende de Vicente Betoret, el nuevo Secretario de Política provincial de la dirección nacional.

La toma de partido de Moreno por la candidatura de Santamaría -el diputado valenciano llegó a ser secretario de Estado con la exvicepresidenta- puede jugar ahora en su contra. Algunas voces del PP consideran que tanto el presidente de la gestora como los miembros de ese órgano que apostaron abiertamente por Santamaría deberían presentar ahora su dimisión. El nombramiento de una nueva dirección nacional obliga, como poco, a poner a disposición de ese órgano los cargos que se ejercen. Los cambios en la dirección del grupo parlamentario del Congreso -ayer se hizo oficial la designación de la valenciana Belén Hoyo como nueva portavoz adjunta de los populares en la Cámara Baja- así lo demuestran. Son cargos de confianza que el nuevo presidente nacional debe poder relevar si así lo considera oportuno. El de Moreno y otros miembros de la gestora -que de forma mayoritaria apoyaron a Santamaría- no es una excepción. La eventual salida de la gestora que dirige el PP de la provincia de Valencia obligaría a nombrar una nueva dirección provisional hasta la celebración del congreso provincial -que parece poco probable que se celebre antes de las autonómicas, municipales y europeas del próximo mes de mayo-. Con su designación como Secretario de Política provincial, Casado sitúa a Betoret en una posición privilegiada de cara a la celebración de ese cónclave. Como mínimo, según las fuentes consultadas por este diario, le da un margen de maniobra del que ahora mismo carecía.

El nombramiento de Betoret como secretario de área de la dirección nacional ha generado un profundo malestar en la dirección regional del PPCV. La propia presidenta del partido en la Comunitat, Isabel Bonig, se encargó el mismo jueves de trasladarle a Casado su desconcierto por el nombramiento de Betoret. Betoret se enfrentó a la dirección nacional en el proceso de convocatoria del congreso provincial de Valencia.