La elaboración de listas electorales dinamita la paz en los partidos

Un pleno de Les Corts. /Irene Marsilla
Un pleno de Les Corts. / Irene Marsilla

El adelanto electoral de las generales obliga a simultanear el proceso de confección de hasta cinco candidaturas distintas en cada formación política y acentúa las tensiones internas para ocupar los mejores puestos

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

Pedro Sánchez anunció el pasado 15 de febrero la convocatoria de elecciones generales para el 28 de abril. Después de meses sin atender las peticiones de la oposición, gobernando con decretos ley y coqueteando con el independentismo, el rechazo al proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2019 llevó al líder del PSOE a tirar la toalla. Todas esas razones, y muy probablemente también la de aprovechar la crisis abierta en Podemos, le condujeron a una cita electoral que alteró la hoja de ruta prevista inicialmente. El 26 de mayo se celebran elecciones municipales, autonómicas y europeas. Y los procesos de elaboración de listas de todos los partidos aguardaban expectantes la proximidad de esa cita para ordenar la composición de las candidaturas.

El terremoto de las andaluzas genera incertidumbre entre las cúpulas y provoca que nadie quiera puestos «de sufridor»

Ese plan ha saltado por los aires. Las listas municipales y autonómicas se superponen ahora con la elaboración de las candidaturas para las generales. Los procesos, en algunos casos, se superponen, y en otros provocan una negociación más amplia, en la que entra en juego la posibilidad de aparecer en un puesto de salida para el Congreso de los Diputados, o como aspirante a concejal. Cinco citas con las urnas en el plazo de un mes -Congreso, Senado, Ayuntamiento, Comunitat y Europa- y cinco candidaturas electorales a la vez son sinónimo de bronca interna. «Si ya hay lío para hacer una lista, imagínate ahora», reconoce un veterano dirigente. Lo que este diputado -y muy probable aspirante a la reelección- considera como un lío es en realidad una lucha descarnada 'a codazo vivo' por ocupar alguno de los puestos de salida, los que garantizan elección segura.

Los que tienen contacto en sus direcciones nacionales tratan de aprovecharlo al máximo

El panorama abierto tras las elecciones andaluzas del 2 de diciembre, el empuje de Vox y su efecto sobre el electorado de derecha han disparado la tensión en las formaciones de izquierda. La batalla de listas a Les Corts en el PSPV por la circunscripción de Valencia, la renuncia de Antonio Montiel a seguir en Podemos -en línea con la decisión adoptada por Íñigo Errejón o Carolina Bescansa-, los codazos en Compromís por ocupar puestos de salida en el proceso de primarias, o los calculados movimientos en el PP, más en la calle Génova que en la sede del partido en Plaza América, retratan el escenario. «Nadie quiere quedarse descolgado. Y si uno piensa que en Madrid tiene más opciones de lograr su objetivo, pues se mueve en los pasillos para intentarlo», señala un diputado del PP.

En el fondo, la inquietud repartida a partes iguales entre los bloques de izquierda y derecha. De la misma manera que no existen pronósticos claros para las generales, lo mismo ocurre para la Generalitat o para muchos Ayuntamientos. De modo que la única garantía de obtener un escaño o convertirse en concejal es ocupar un puesto lo más alto posible.

Podemos Las fugas lo alteran todo
Rubén Martínez Dalmau.
Rubén Martínez Dalmau. / J. Signes

Los problemas para Podemos no vienen por parte del proceso de composición de candidaturas. La marcha de Antonio Montiel, como las de Íñigo Errejón y Carolina Bescansa, sitúan al partido que lidera Pablo Iglesias en su momento político más delicado. En la Comunitat, la lista que encabezará Rubén Martínez Dalmau para Les Corts puede afrontar una carrera cuesta arriba si los resultados de las generales del 28 de abril son tan negativos como vaticinan algunas encuestas. El riesgo de no alcanzar siquiera el 5% para acceder en Les Corts está sobre la mesa de algunos dirigentes de los partidos del Botánico.

PSPV La candidatura de Valencia desata las hostilidades
Ximo Puig.
Ximo Puig. / Txema Rodríguez

Una cosa son las normas, y otra hacer las listas. El axioma no es exactamente así, pero da una idea del cuál era el planteamiento con el que de alguna manera la dirección del PSPV afrontaba la elaboración de las candidaturas para Les Corts. Los dos consellers valencianos, los pesos pesados del grupo, y la líder provincial -como concesión al sanchismo- coparían los puestos de salida. No había mucho más que hablar. Pero sí. Mercedes Caballero, la secretaria de la provincia de Valencia, decidió mover ficha y formalizó una candidatura con la propuesta 'sanchista'. ¿El objetivo? Ampliar una cuota, la de los afines al líder del PSOE, que de otra manera apenas iba a quedar limitada a su propia presencia. Escaso bagaje para quien logró el 45% de los apoyos en las primarias para elegir secretario general. La respuesta de la dirección 'de País' fue presentar otra lista, la suya, con todos los nombres que inicialmente ya se daban por seguros. La batalla en las asambleas está cantada. Y este es un único caso. Carlos Fernández Bielsa aparece en la lista para Les Corts en la comarca de Camp de Morvedre. Los 'sanchistas' proponen a Manolo Mata para la lista europea. La diputada provincial Isabel García iría a Madrid. José Luis Ábalos, que tiene la última palabra, espera acontecimientos y una negociación que tendrá que llegar.

Compromís Codazos y guerra sucia en las primarias
Mónica Oltra.
Mónica Oltra. / EFE

Enric Morera fue el primero en mostrar su voluntad de participar en las primarias para ocupar el dos en la lista autonómica de Compromís por Valencia. También fue el primero en dar un paso atrás cuando comprobó que el Síndic de la coalición, Fran Ferri, anunciaba que competiría con él, exactamente por su mismo puesto. Así que más vale una vez colorado que ciento amarillo. Los movimientos tectónicos en el Bloc se dejan sentir. También en Iniciativa, el partido de Mónica Oltra. En un acto celebrado en Torrent, con la presencia de muchos de los aspirantes a listas, tres militantes de ese partido boicotearon el acto para reclamar primarias en esa localidad. El pulso entre Rafael Climent, Marian Campello y Aitana Mas por el número uno de Alicante será de los que dejan época. Y en la ciudad de Valencia, Grezzi ha tenido que esquivar un autobús, en forma de candidata de Els Verds, que amenazaba su continuidad.

Ciudadanos El 28-A abre un juego que no se esperaba
Toni Cantó.
Toni Cantó. / Irene Marsilla

La proclamación de Toni Cantó como candidato a las primarias de Ciudadanos para la presidencia de la Generalitat se hizo esperar. Y aquella demora -se hizo público el 20 de enero- se entendió en clave de las dudas que el diputado nacional podía tener respecto a su salto a la política valenciana. Resuelta la incógnita, sin fichajes 'estilo Manuel Valls', Cantó vino a Valencia, se buscó vivienda y comenzó a hacer una campaña que ya le ha puesto en el centro de todos los focos. Y en eso que Pedro Sánchez convocó elecciones generales. Y la puerta para quedarse en la política nacional, ocupando el puesto de cabeza de lista para las generales que ya ocupó en 2016, se abrió. Cantó ya ha trasladado a su entorno que no contempla dar marcha atrás. En Valencia, Fernando Giner confía en no tener rivales de entidad. Pero en Ciudadanos las sorpresas -y esta legislatura es el mejor ejemplo- no son la excepción. Simplemente se convive con ellas.

Partido Popular Sin ruido pero pendientes del día después
Isabel Bonig.
Isabel Bonig. / LP

«Eso aún no toca». La frase más repetida en el seno del PP valenciano es la que hace referencia a que el proceso de confección de candidaturas todavía no se ha puesto en marcha. Formalmente es así. Pero lo cierto es que los movimientos para situarse en los mejores puestos está en marcha. La candidata a la alcaldía de Valencia, María José Català, ya ha trasladado su voluntad de formar parte de la lista para Les Corts. La dirección regional, que inicialmente le cerró las puertas, es consciente de que si Génova lo exige, la vicesecretaria popular logrará su propósito. Para la cúpula que encabeza Isabel Bonig, el problema es menos Català que la espita que abre esa decisión. ¿Por qué sólo Català? ¿Y por qué no César Sánchez? El presidente de la Diputación de Alicante formó parte de la lista autonómica hace cuatro años. Pero entonces no tenía la condición de 'outsider' que se ha ganado a lo largo de esta legislatura. Su presencia en listas autonómicas dispararía las especulaciones respecto a qué ocurriría en el caso de que Bonig no lograra gobernar. «No las dispararía, las confirmaría», reconoce una fuente de ese partido. Los movimientos llegan a todas las listas -a Pedro Agramunt también se le atribuyen maniobras para continuar en un Senado que puede cambiar de mayoría-. De momento con sigilo. El que levante la voz, pierde.

VOX Sin primarias y sin problemas
José María Llanos.
José María Llanos. / J. Signes

La asamblea general de la formación que lidera Santiago Abascal finiquitó las primarias para elegir candidaturas. Resuelto ese proceso, la dirección nacional de Vox tiene manos libres para tomar decisiones. La pujanza del partido de derecha populista garantiza un proceso de confección de candidaturas calmado, que sólo se ha visto alterado por los intentos de Juan García Sentandreu de abrirse paso en Valencia. El líder provincial, José María Llanos, se perfila por el momento como el único cabeza de lista claro -apunta a Les Corts-, en el marco de un proceso que no se espera demasiado movido.

Panorama electoral en la Comunitat