Un Consell con 138 altos cargos y ninguno con agenda pública

Consellers y conselleras del Gobierno del Botánico/Jesús Signes
Consellers y conselleras del Gobierno del Botánico / Jesús Signes

Las vacaciones de verano dejan el planning de consellers, secretarios autonómicos y directores generales vacío en el mes de agosto

M. HORTELANO

El nuevo Consell del Botánico tiene entre sus cargos tres direcciones generales de Coordinación, una por cada partido de los que componen el Gobierno. Sin embargo, el número no ha sido suficiente para cuadrar las vacaciones de los 138 altos cargos de la Generalitat y no provocar sonoros vacíos en el descanso político más largo de la legislatura. Como el de ayer, con un pleno de ausencias más propio del festivo del 15 de agosto, tradicionalmente día sin actos.

Ayer, sin ir más lejos, la agenda que la propia Generalitat cuelga en su página web aparecía vacía, sin ningún acto público o reunión de ninguno de los cargos de las doce consellerias. En el portal de Transparencia, donde los consellers, secretarios autonómicos y directores generales deben colgar, además, su agenda de trabajo incluso si es interna, aparecía señalada la asistencia de numerosos secretarios autonómicos a la reunión de subsecretarios y secretarios que habitualmente se celebra cada jueves para diseñar el orden del día del pleno. Pero, curiosamente, hasta el próximo día 6 de septiembre no se retoman las reuniones del Gobierno valenciano, por lo que no habrá 'consellet' hasta unos días antes. Tan solo el secretario autonómico de Emergencias, la directora general de Infancia y el director general de Turismo aparecían con actividad privada ayer. Los otros 135 altos cargos, disfrutaban de sus vacaciones o habían eludido la obligación de dar cuenta pública de su agenda.

La actividad política siempre se reduce en agosto, año tras año, en cualquier administración, pero la conjunción de los procesos electorales, la formación de los gobiernos y la llegada del verano ha remarcado aún más la agenda estival del Consell. Los miembros del Gobierno se han repartido habitualmente las vacaciones para que nunca se produjera un vacío institucional que pueda dar imagen de parón. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la vicepresidenta Mónica Oltra disfrutan en la actualidad de su quincena de vacaciones, después de haber mantenido más o menos agenda desde finales de julio y principios de agosto. De hecho, la líder de Compromís tuvo actos públicos casi todos los días de la semana pasada, como también las conselleras de Justicia y de Innovación.

El presidente ha sido más intermitente en sus apariciones, pero ha concedido entrevistas o despachado audiencias, como señalaba su agenda. A pesar de que está de vacaciones, el miércoles tuvo que hacer un paréntesis para acompañar a la ministra de Sanidad a una visita a la antigua Fe. Pero hasta finales de agosto, estará ausente. Puig y Oltra, que habitualmente se turnaban para ejercer la Presidencia en sus respectivas vacaciones, han decidido este año dejar ese puesto al vicepresidente segundo, Rubén Martínez Dalmau. El representante de Podemos en el Consell disfrutó de sus vacaciones la primera quincena, pero desde que el lunes regresara al trabajo, sólo ha tenido agenda pública y privada para asistir a las fiestas de Xàtiva en calidad de representación institucional. Ni un acto más, a pesar de que es uno de los recién llegados al Gobierno valenciano.

El resto de consellers han alternado sus quince días de vacaciones en la primera y la segunda quincena , pero la coordinación que regía hasta ahora hacía que los que están en activo tengan que tener actividad para hacer visible la acción del Gobierno. Sin embargo, los que ahora están reincorporados han tenido hasta hoy uno o ningún acto, bien sea público o de despacho –publicado en GVA Oberta–. El cierre del Consell es casi patronal este mes, a excepción del director general de Turismo, Herick Campos, que recién aterrizado en el cargo está haciendo una gira por las principales instituciones y organismos del sector para darse a conocer.

El resto de consellers, ni siquiera han delegado en sus secretarios autonómicos y directores generales la agenda, que también permanece vacía. El asueto resulta especialmente llamativo en los departamentos económicos de la Generalitat que son, además, los que han alargado más de una quincena su descanso. Sobre todo porque el Ejecutivo autonómico volverá al trabajo con una orden de recortes encima de la mesa para cortar de raíz el gasto que no esté ya comprometido en todas las consellerias. Una operación que, dada la urgencia, presupondría una vuelta anticipada del Gobierno al trabajo. Pero la agenda se mantendrá discreta hasta el próximo lunes, cuando la mayoría tienen previsto retomar la actividad de despacho.

La oposición, en paradero desconocido

La situación en la oposición no es muy diferente. Los líderes del PPCV, Ciudadanos y Vox están casi en paradero desconocido desde julio, con reapariciones puntuales, como la de la presidenta del PP, Isabel Bonig para una reunión la pasada semana.