El Valle de los Caídos será un cementerio civil

Un Consejo de Ministros. / Efe / Vídeo: Atlas

El Gobierno aprueba el proyecto de ley de Memoria Democrática que prohibirá la fundación Francisco Franco y crea una Fiscalía especial

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁN Madrid

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el proyecto de ley de Memoria Democrática que, entre otros aspectos, establece que el Valle de los Caídos dejará de ser un monumento de exaltación de la dictadura franquista para ser un cementerio civil. La norma, además, prevé «la extinción» de las asociaciones que hagan apología de los regímenes totalitarios, entre ellas la fundación Francisco Franco. Se creará asimismo una Fiscalía de Memoria Democrática y Derechos Humanos.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha afirmado que es una ley «para encontrarnos todos» para que «nunca más» España vuelva a «estar privada de libertades». No va a ser así porque Vox ya ha adelantado su rechazo frontal y el PP la ha tachado de «espantajo» y «comodín» para distraer la atención de los problemas reales de los ciudadanos. Los populares, no obstante, no han fijado aún el sentido de su voto en la tramitación de la ley que empieza ahora su trayectoria en el Congreso.

El proyecto deroga la ley de Memoria Histórica aprobada en 2007 con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y entre sus medidas figura la resignificación del Valle de los Caídos para que sea un cementerio civil en el que reposan los restos de 33.000 víctimas de la Guerra Civil. Se descarta así la idea de convertir el mausoleo en un centro de la memoria. El Valle de los Caídos estará protegido por Patrimonio Nacional para que las «víctimas de los dos bandos tengan paz y respeto», ha señalado la vicepresidenta, que ha aclarado que todavía se deben «estudiar» los detalles de esa resignificación, como la salida de los monjes benedictinos que gestionan la abadía.

La exhumación de víctimas del franquismo enterrados en fosas comunes será sufragada por fondos públicos, un demanda planteada en reiteradas ocasiones por las asociaciones de la memoria histórica. También abre la posibilidad para que los descendientes de los brigadistas internacionales que participaron en la contienda bélica de 1936 a 1939 puedan acceder a la nacionalidad española.

Se creará asimismo una Fiscalía de Memoria Democrática y Derechos Humanos; se confeccionará un censo de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura; un banco nacional de ADN de víctimas de la Guerra Civil y el régimen franquista para recibir y almacenar huellas genéticas de víctimas y familiares para la identificación de los restos que se exhumen.

Se modificará asimismo la ley de asociaciones para dejar fuera de la ley a las entidades que hagan apología del franquismo. Una medida que afecta a la fundación Francisco Franco, que ha avanzado la posibilidad de trasladar su sede fuera de España para proseguir con su labor en defensa de la obra del dictador.

Fechas de homenaje

Dentro de la amplia panoplia de medidas que recoge el proyecto se contempla la declaración de nulidad de los juicios, consejos de guerra y sentencias a muerte por causas políticas celebradas durante la dictadura. Una disposición que afecta al proceso y posterior fusilamiento del expresidente de la Generalitat Lluis Companys. Quedarán sin efecto los títulos nobiliarios, como el ducado de Franco o el de Carrero Blanco, otorgados durante la dictadura a «personajes» vinculados a la represión y a las estructuras políticas del régimen franquista.

También se establecen dos fechas conmemorativas, el 31 de octubre, ese día de 1978 el Congreso y el Senado aprobaron el texto de la Constitución, y el 8 de mayo, en homenaje a los republicanos españoles que lucharon en la Segunda Guerra Mundial. Esa efeméride se recuerda en varios países europeos para recordar a los combatientes contra el nazismo y el fascismo.

Se cambiará el nombre el Panteón de Hombres Ilustres, en el que las mujeres, ha recordado Calvo, están «desaparecidas», por el de Panteón de España, y se le dará relevancia enterrando en él a personalidades ilustres.

El proyecto deroga la ley de Memoria Histórica aprobada en 2007 con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Entre sus aspectos más destacados están:

-La prohibición de crear fundaciones que exalten el régimen franquista y la figura del dictador.

-Disolución de las ya existentes, como la Fundación Francisco Franco.

-Anulación de las condecoraciones y medallas a figuras destacadas del franquismo por sus tareas represivas.

-Declaración de nulidad de los juicios y las sentencias de los tribunales franquistas en la posguerra civil.

-Resignificación del Valle de los Caídos para que deje de ser un monumento de exaltación a los vencedores de la Guerra Civil y se convierta en un centro de la memoria o un mausoleo de homenaje a todas las víctimas de la contienda

-Creación de un protocolo de exhumación para los restos de las más de 33.000 víctimas enterradas en el Valle de los Caídos.

-Dotación económica para subvencionar los trabajos de las entidades privadas para la exhumación de los cadáveres innominados en las fosas.

-Creación de un censo nacional de víctimas para reunir la información sobre todos los fusilados, represaliados y exiliados durante la Guerra Civil y la dictadura.

-Creación de un banco nacional de ADN al que los familiares de víctimas del franquismo podrán aportar muestras para facilitar la identificación de restos.

-Régimen sancionador con multas de hasta 100.000 euros para las personas y administraciones que vulneren la norma.