La Valencia abandonada: una ruta por los lugares inhabitados de la ciudad

La Valencia abandonada: una ruta por los lugares inhabitados de la ciudad
Damián Torres

En la ciudad en la que no cabe un alfiler hay sitios dejados a su suerte

Á.G.D.Valencia

En las pasadas Fallas, en Semana Santa y cada verano, Valencia se convierte en la ciudad en la que no cabe ni un alfiler. Sin embargo, cuando parece que las fronteras de la ciudad se hacen pequeña, descubrimos lugares abandonados a su suerte, que nos recuerdan que la ciudad fue otra en otro momento. Aquí un repaso por la Valencia abandonada.

El Antiguo Hospital La Fe

En 2011, La Fe se trasladó a Bulevar Sur en una operación logística sin precedentes en España. Pero desde entonces, el esfuerzo que se ha puesto en la mejora de las nuevas instalaciones ha pasado por alto mantener con algo de dignidad las antiguas.

El proyecto de readecuación de la antigua Fe ha sufrido varios cambios desde entonces, y mientras, los matojos se han comido el suelo y el aspecto luce verdaderamente degradado. Los políticos de todos los colores se han quejado por la imagen de las instalaciones.

Aunque no se puede entrar dentro, un paseo por la Avenida de Campanar te hará chocarte con la arquitectura abandonada. Este verano empezará la primera fase de su rehabilitación, que no estará acabada hasta finales de 2020.

La estación de Grao, antes de su rehabilitación en 2014.
La estación de Grao, antes de su rehabilitación en 2014. / Juan J. Monzó

La estación del Grao

La estación de tren en pie más antigua de España (la tercera en ponerse en funcionamiento en toda la historia del ferrocarril español) se conserva a los pies de la Marina de Valencia. El edificio lleva siendo testigo de la ciudad desde 1865. El desuso provocó un deterioro importante en las instalaciones y Adif rehabilitó la fachada. Sin embargo, el interior es una cosa bien diferente.

No muy lejos, la estación de Nazaret, que quedó en desuso tras la riada de 1957, sufre una situación similar. La costa de la ciudad, ruta natural de los trenes durante el siglo XX no tiene ningún servicio en funcionamiento actualmente, a la espera de que la nueva Línea 10 de Metrovalencia.

La estación T2 de Metrovalencia

En la misma categoría de abandonos, está la estación T2 de Metrovalencia, en pleno centro de la ciudad. El corazón de la soñada línea de metro ha sido, durante los siete años desde que se anunció la paralización de las obras, objeto de ocupaciones y polémicos. Ha habido raves, gente recorriendo la estación inundada, proyectos fotográficos y artísticos...

El proyecto actual de la renombrada como Línea 10 no va a acabar, en principio, con el estado de estas instalaciones, aunque sí es verdad que la seguridad en los últimos meses se ha reforzado, y Metrovalencia abre diligencias cuando trasciende que alguien se ha metido en la estación. Mejor entonces si se ve desde fuera.

Jesús Montañana

La antigua fábrica Turia

La fábrica de cervezas que dio trabajo a centenares de personas en Valencia durante décadas en el siglo XX, quedó abandonada a su suerte hace otros tantos años.

Desde entonces, solo una frágil valla proteje a una fábrica que ha sufrido incluso un incendio. El edificio, muy inestable, será derribado por fases (el proyecto existe desde hace más de un año) y formará parte del proyecto del Parque Central.

A pocos metros, ya se ha derribado la antigua fábrica Macosa (aunque queda parte de la estructura y el muro que le rodeaba). La parcela albergó una fábrica de trenes, que se trasladó a Albuixech, a lo que es actualmente (ha pasado a nombre de diferentes empresas) Stadler.

Sociópolis, la utopía que no fue pero será

El barrio de Sociólpolis es la clara huella de la crisis inmobiliaria que se vivió hace 10 años en España. En 2003 se presentó el proyecto urbanístico emblemático de la Generalitat en la ciudad de Valencia: un nuevo modelo de barrio en el que las viviendas accesibles, los parques y jardines y los equipamientos sociales se daban la mano. Un urbanismo social y responsable en el que ladrillo y huerta convivían en el mismo plano; de hecho Sociópolis fue el impulsor de los conocidos como huertos urbanos.

Durante años, el proyectó se quedó en cuatro torres de viviendas, pero desde el año pasado, el proyecto se ha reactivado sin haber cambiado mucho la filosofía de sus inicios.

Marsilla

Torre Miramar

Todo un símbolo de una Valencia innecesaria. Los que pudieron subir las pocas semanas que estuvo abierto el mirador de la Torre Miramar aseguran que no hay nada de especial en ella. Muchos edificios cuentan con su altura pero ninguno con su polémica.

Costó diez millones de euros más de lo presupuestado y todo se ha quedado en una rotonda gigante por el que ninguno de los tres gobiernos se quiere hacer cargo. En el 2009, con la America's Cup a las puertas de su comienzo, era el símbolo de todo el progreso.

Signes

Nuevo Mestalla

El gran proyecto del valencianismo es una de las arquitecturas abandonadas más destacadas de la ciudad. Sentencias, multas y polémicas aparte, el estadio se intentó tener para el centenario, pero el dinero no lo ha permitido.

El estadio proyectado más moderno de Europa se ha modificado varias veces. Y en todas se va pareciendo un poco más al campo que ocupan actualmente.

Fotos

Vídeos