La Malvarrosa, la playa más emblemática de Valencia

Paseo de la playa de la Malvarrosa. /Adrián Igual
Paseo de la playa de la Malvarrosa. / Adrián Igual

El verano atrae a miles de turistas a Valencia por sus playas, y casi todos ellos pasan al menos una vez por la Malvarrosa

OLEK PETRUNYAKValencia

Es así de simple: no puedes visitar Valencia sin pasar por la playa. Seas quien seas y vengas de donde vengas, visitar la playa de la Malvarrosa y el paseo marítimo es un bautismo por el que toda persona que pise tierras valencianas acaba pasando. Es inevitable.

La Malvarrosa es sin lugar a duda la playa más transitada de toda la ciudad, siendo una grandísima parte de su afluencia turistas de todas partes del mundo. Basta con un paseo de quince minutos para oír al menos cinco idiomas distintos.

Resulta fácil de comprender por qué es así: es la mejor comunicada de la ciudad, siendo así de fácil acceso para cualquier persona que no conoce Valencia. El hecho de estar tan bien conectada en contraste a otras playas como, por ejemplo, la de El Saler, la convierten también en una receptora de menores de edad y personas que no disponen de otro transporte más que el público. Por ello, para los que no quieran agobiarse por la multitud que frecuenta la playa, la recomendación es acudir por la tarde, tal y como dice Jairo, un joven que prefiere disfrutar de las olas cuando el sol ya no calienta tanto.

Jóvenes jugando a voleibol en la Malvarrosa. Playa de la Malvarrosa. Jairo, joven que visita la playa por las tardes, cuando hay menos gente. / Adrián Igual | O. Petrunyak

Pero decir que el único atractivo de la Malvarrosa es lo bien enlazada que está mediante transportes públicos sería faltar de una manera aberrante a la realidad; ya que esta nos puede ofrecer una grandísima diversidad de actividades a realizar más allá del baño, tanto en la arena como en el paseo marítimo.

Como se ha dicho, en la Malvarrosa se ven jóvenes en abundancia; por ello hay muchas zonas que parece que estén hechas expresamente para ellos. Las porterías, las canastas y las redes de voleibol dispuestas en la arena son, sin duda, uno de los grandes atractivos para la población más activa físicamente. En ello destaca la Malvarrosa porque es habitual encontrar alguno de estos elementos en muchas playas, pero ninguna posee tanta cantidad y variedad.

Esta también es tomada en gran consideración como lugar de esparcimiento familiar, ya que además de las atracciones anteriores, cuenta con una grandísima cantidad de tumbonas y sombrillas que se pueden alquilar, y con chiringuitos y restaurantes que facilitan pasar un día tranquilo en ella.

Canastas de baloncesto de la playa de la Malvarrosa.
Canastas de baloncesto de la playa de la Malvarrosa. / O. Petrunyak

Cabe destacar también que, por muy alta que sea la afluencia de gente (y turistas en especial), los servicios de vigilancia y limpieza hacen una gran labor por mantenerla en condiciones que dan gusto. Marina, una trabajadora de Mar y Sombra, la empresa que desde hace décadas gestiona las sombrillas y hamacas del litoral valenciano, destaca también la campaña de la entidad por mantener la playa libre de colillas. Para ello, esta empresa organizó a finales de julio una recogida en la que se encontraron más de 8000 de ellas en la arena.

Entre todos los servicios, que funcionan con gran eficacia según indica Marina, también resulta muy relevante la existencia de una zona habilitada para el baño de personas con movilidad reducida; un detalle a la altura de una playa como la Malvarrosa.

Paseo de la Malvarrosa. Fuente a la entrada de la playa. Marina y Juan, trabajadores de Mar y Sombra. / Adrián Igual | O. Petrunyak

Más allá de la arena los planes continúan. Más de un kilómetro de paseo ofrece una considerable variedad gastronómica para todos los bolsillos. Te puedes animar a tomarte una paella con vistas a la mayor playa de Valencia o puedes sentarte en el paseo comiéndote una mazorca de maíz recién hecha.

También está abierto a disposición del público el mercadillo del paseo marítimo, en el que podemos encontrar puestos de venta con todo tipo de artículos para la playa y recuerdos de Valencia; además de poder hacerte unas trenzas o hasta un tatuaje temporal.

A lo largo del paseo también hay diferentes atracciones para que los más pequeños jueguen, como el emblemático tobogán del hipopótamo; del mismo modo que se puede aprovechar el paseo para hacer deporte. Además de la zona de ejercicios para mayores, no son pocos los runners y ciclistas que pasan a lo largo del día por el paseo.

Todo esto se acompaña de algo que sí o sí se debe hacer en Valencia. Caminar por la noche por el paseo de la Malvarrosa y vivir su ambiente. En familia, en pareja, en solitario o con amigos; resulta un lugar idóneo para pasar el rato. Si no, ¿por qué iban a pasear por él cientos de personas cada noche?

Información de la playa de la Malvarrosa

Ubicación:
Paseo Marítimo, Barrio de la Malvarrosa, Valencia 46013
Horario:
Vigilada de 10 a 20 horas
Actividades:
Baño, chiringuitos, terrazas, tumbonas, sombrillas, fútbol, voleibol, baloncesto, zonas de ejercicio para mayores, toboganes y columpios, paseo marítimo, mercadillo, restaurantes.

Vacaciones en la ciudad