https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante descarta el fichaje de un extremo

Antonio Luna, durante un entrenamiento de este verano. / levante ud
Antonio Luna, durante un entrenamiento de este verano. / levante ud

Luna ultima su salida de Orriols mientras Prcic sigue bloqueado | El club azulgrana, con problemas para cumplir el fair play financiero, renuncia a reforzar las bandas pese a haberse marchado Moses Simon

ALBERTO MARTÍNEZVALENCIA.

El fair play financiero se ha convertido en el gran quebradero de cabeza para el Levante durante el tramo final del mercado. Los problemas para rebajar la masa salarial de la plantilla están condicionando el trabajo de la dirección deportiva azulgrana, liderada por Manolo Salvador y David Navarro. Tanto es así que han descartado el fichaje de un futbolista que refuerce las bandas. Una demarcación en la que Paco López sólo cuenta con Morales y Hernani después de la marcha de Moses Simon. Eso sí, hay que tener en cuenta que, en las dos primeras jornadas, el entrenador valenciano ha optado por jugar sin extremos y ha probado los sistemas 4-4-2, 4-3-3 y 3-5-2.

El Levante necesita aligerar la plantilla para poder inscribir al último fichaje, Radoja, y cumplir el límite salarial que establece la Liga según los ingresos. Además, cabe recordar que Paco López pidió disponer de un plantel corto, compuesto por sólo de 22 ó 23 futbolistas. Y actualmente hay 27 jugadores en nómina sin contar a Róber Pier, cuya llegada está prácticamente cerrada. El central gallego se recupera de una grave lesión de rodilla y estará de baja hasta diciembre.

Dentro de los movimientos para ajustarse al fair play, el Levante ultima la salida de Antonio Luna. El lateral zurdo se ausentó del entrenamiento de ayer con permiso del club, ya que prevé concretar su destino en las próximas horas. Cuenta con varias opciones en Segunda División, entre las que destaca el Rayo, y también valora alternativas en el extranjero. Tiene contrato en Orriols hasta 2021 y, en principio, se irá cedido.

En el caso de Prcic, el Levante sí aspira a obtener ingresos a través de un traspaso, aunque de momento ninguna de las ofertas se ajusta a las exigencias. Tampoco las propuestas de cesión que han llegado, ya que los pretendientes se resisten a asumir buena parte de su elevado sueldo. Varios clubes franceses han llamado a su puerta, pero las conversaciones no avanzan. Sigue atascado.

El Levante desea desprenderse de Sadiku y Doukouré, quien contempla posibilidades en Segunda como el Málaga. Además, Manzanara jugará a préstamo en un conjunto de la categoría de plata. La entidad de Orriols también trabaja en un intercambio de los porteros Oier y Bono con el Girona, mientras que se considera complicado que algún club se acerque a los 12 millones que haría a la cúpula granota plantearse la venta de Roger. No hay negociaciones abiertas. El Espanyol tenía al de Torrent en la agenda, pero ha fichado a Calleri.

Más