https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg
Fútbol | Levante UD

Revolución para reencontrarse

Morales, que jugó los noventa minutos, en una acción del Levante-Alavés. / Manuel Molines

Paco López cambia el sistema para fortalecer la defensa y el Levante recobra su espíritu con una remontada ante el Alavés

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

Y el Levante UD volvió. Con otra forma, pero con la misma esencia. Paco López introdujo un cambio de sistema que rompió todos los esquemas y funcionó. Sin embargo, por encima de cuestiones tácticas, el equipo recuperó el alma, la frescura y la fluidez que tanto le habían caracterizado. El técnico azulgrana buscó la solución para tapar el agujero defensivo y, salvo el descuido inicial, surtió efecto. El conjunto granota se reencontró y disfrutó sobre el césped para superar al Alavés.

Paco López renunció a su, hasta ahora inamovible, 4-4-2. Los ocho goles encajados en dos encuentros llevaron al entrenador valenciano a tomar una medida insólita. Buscó frenar la sangría incluyendo un hombre más en defensa. Erick Cabaco se estrenó esta temporada y se colocó en el centro de la zaga junto a Postigo y Róber. A sus costados, como carrileros, Jason y Toño. Una revolución en el once persiguiendo la reacción. La derrota en Valladolid, y sobre todo la imagen ofrecida, hizo mucho daño.

LAS CLAVES

Dibujo
Paco López optó por un esquema con tres centrales para cortar la sangría de goles sufrida en las últimas jornadas.
Reacción
El equipo no se hundió después del tempranero tanto de Sobrino y recuperó su frescura para remontar.
Rochina
El saguntino brilló en el centro del campo con su talento, sus pases entre líneas y su excelsa asistencia a Jason.
Seguridad
El conjunto granota recobró la solidez. Salvo dos sustos, supo conservar el orden y la renta en el marcador.

Precisamente, Cabaco estuvo providencial para evitar el gol en el primer acercamiento del Alavés. El charrúa se arrastró para interceptar el disparo. Pero los de Abelardo no fallaron en la siguiente ocasión. Era el minuto 5 y el Levante se volvía a desnudar en defensa. Ibai recogió un rechace y colgó el balón al área para que Sobrino cabeceara a placer. El delantero manchego sorprendió a Róber y Prcic. Pese al cambio táctico, los errores de marcaje se repetían.

Un golpe que no tumbó a los azulgrana. Todo lo contrario. Lejos de hundirse, reflotaron. Rochina, quien disfrutaba de la titularidad por primera vez en el curso, emergió para coger el timón del barco. El saguntino, formando un trivote junto a Campaña y Prcic, dio paso a su mejor actuación desde que viste la camiseta del Levante. Arrancó su recital.

Primero lo intentó con un disparo de larga distancia. Su gran especialidad. No hubo suerte. Pasado el cuarto de hora, Rochina tomó el testigo de Bardhi y agarró el esférico para lanzar un golpe franco en posición propicia. El macedonio se había quedado fuera de la convocatoria debido a un proceso febril y el valenciano asumía la responsabilidad. Su lanzamiento acarició la escuadra.

Rochina se alzaba como la gran amenaza para el Alavés. Sólo tres minutos después, de su bota izquierda nació el empate. Fabricó un centro medido para Jason, quien voló para superar a Duarte y marcar con un potentísimo testarazo. Gol de auténtico ariete. La diana terminó de espolear a los granotas, que recuperaron la alegría perdida.

El Levante se sentía a gusto con balón. Se asociaba con fluidez y apretaba al Alavés. La confianza iba en aumento y los jugadores se tomaban ciertas licencias, como un doble tacón de Campaña y Boateng que desencadenó una cabalga de Jason. No tuvo trascendencia.

Mientras, Rochina seguía a lo suyo. Con su particular exhibición. A la media hora de juego, tuvo en sus botas el segundo gol. Tras una excelente combinación entre Morales y Campaña, el sevillano asistió al saguntino, quien a quemarropa remató rozando el palo. Quiso ajustar tanto el golpeo que se marchó por la línea de fondo. Paco López se desgañitaba en el banquillo. El Levante tenía contra las cuerdas al Alavés y no estaba aprovechando este tramo del encuentro para culminar la remontada.

El rostro de Paco López se transformó seis minutos después. En el 36. Rochina conectó con Morales a través de un pase entre líneas y el madrileño encaró a Martín. Su fallida finta no fue un problema, ya que puso el esférico en bandeja para Toño. El lateral, llegando de atrás, disparó con dureza y batió a Pacheco por el primer palo. Un tiro seco para poner el 2-1 y volver a vibrar.

El Levante enganchaba a la grada. El equipo había recuperado su espíritu, dejando atrás el preocupante descontrol que hubo ante el Sevilla y la irreconocible frialdad mostrada en Valladolid. Pudo ampliar distancias Morales, pero no acertó al culminar el contragolpe.

Orriols disfrutaba, aunque sin poder relajarse. El resultado no lo permitía. Una segunda pérdida de balón de Prcic en la medular ponía en apuros al Levante. Con otro susto se reanudó el duelo tras el descanso. Sobrino reapareció con un cabezazo forzado que se marchó alto.

Sin embargo, el guión apenas se alteró. Los de Paco López seguían llevando la batuta, con un centro del campo innovador y coordinado. Prcic, con ciertas lagunas, se preocupaba de mantener el orden; Campaña se sentía liberado, asociándose con lucidez e incluso llegando al área rival; y Rochina ponía la clase.

A falta de media hora, el técnico de Silla decidió mover sus piezas. Buscó frescura en el carril derecho introduciendo a Moses en lugar de Jason. Nada más entrar, el nigeriano envió un pase en profundidad para Morales y el madrileño lanzó un obús que desvió Pacheco. El Levante abría el campo y apenas sufría.

No pudo terminar el partido Cabaco. El uruguayo se quedó tendido en el suelo con problemas en el gemelo derecho y fue sustituido por Chema en el minuto 71. Otro absurdo descuido en el centro del campo a punto estuvo de costar muy caro. Morales corrió un riesgo innecesario y perdió el esférico, algo que permitió un peligroso contraataque del Alavés. El tiro de Ibai se fue al palo

El conjunto vitoriano trataba de despertar y Maripán buscaba las tablas. Así, Paco López optó por poner más músculo con tal de proteger la ventaja en el marcador. Doukouré sustituyó a un Rochina que abandonó el campo ovacionado. El Levante apretó los dientes y obtuvo tres puntos que renuevan la fe.

2 Levante UD

Oier, Jason (Moses, m.60), Cabaco (Chema, m.71), Postigo, Rober Pier, Toño, Prcic, Campaña, Rochina (Doukouré, m.83), Morales y Boateng

1 Deportivo Alavés

Pacheco, Martín, Laguardia, Maripán, Duarte (Ximo Navarro, m.46), Ibai Gómez, Pina, Manu, Burgui (Jony, m.59), Sobrino y Guidetti (Calleri, m.66)

GOLES:
0-1, m.4: Sobrino. 1-1, m.19: Jason. 2-1, m.37: Toño
ÁRBITRO:
Melero López (colegio andaluz). Amonestó por el Levante a Jason, Prcic, Rochina, Morales, Chema, Campaña y Toño y por el Alavés a Sobrino
incidencias:
partido disputado en el estadio Ciutat de València ante 20.200 espectadores

Fotos

Vídeos