Moscú acusa a Seúl de poner en peligro su bombarderos en un incidente aéreo

Aviones F-15K de Corea el Sur como los que dispararon contra la aeronave rusa por violar su espacio aéreo./EFE
Aviones F-15K de Corea el Sur como los que dispararon contra la aeronave rusa por violar su espacio aéreo. / EFE

Corea del Sur lanza 360 disparos de advertencia contra dos Túpolev-95MS que volaban sobre aguas del mar de Japón

RAFAEL M. MAÑUECOCorresponsal. Moscú

El Ministerio de Defensa ruso ha deplorado a través de un comunicado las acciones llevadas a cabo por dos cazas surcoreanos F-16, que llegaron a arrojar una veintena de bengalas y a efectuar 360 disparos de advertencia, contra dos bombarderos rusos Túpolev-95MS en el mar de Japón este martes por la mañana. Según Moscú, las aeronaves surcoreanas pusieron «en peligro» a las rusas, pero no por los disparos sino por sus arriesgadas maniobras.

«Dos bombarderos estratégicos Tu-95MS de las Fuerzas Aeroespaciales rusas realizaban un vuelo rutinario sobre las aguas neutrales del mar de Japón cuando se les acercaron cerca de las islas Dokdo dos aviones de combate F-16 surcoreanos, ejecutando una maniobra poco profesional que se interpuso a la trayectoria de las aeronaves rusas y hacía peligrar su seguridad», reza la nota castrense rusa.

LA CLAVE

Maniobras conjuntas.
El Kremlin dice que la escuadrilla, en la que había dos aviones chinos, estaba en un «vuelo rutinario»

Las autoridades surcoreanas habían denunciado poco antes la violación del espacio aéreo del país por parte de los bombarderos rusos y dieron orden de despegar a sus aviones de combate para interceptar la intrusión. La zona estaba siendo sobrevolada por una escuadrilla compuesta por dos aviones rusos y dos chinos en unas aparentes maniobras conjuntas.

Seúl sostiene que sus aviones exigieron a los rusos abandonar el área. Al no obedecer las órdenes, lanzaron bengalas y después, «disparos de advertencia». «Estamos evaluando este incidente como muy grave y tomaremos medidas mucho más duras si vuelve a ocurrir», advirtió el asesor de Seguridad Nacional Chung Eui-yong.

Protesta de Kioto

El comunicado del Ministerio de Defensa ruso, no obstante, asegura que los aviones surcoreanos «no efectuaron disparos de advertencia. Si los pilotos rusos hubieran percibido alguna amenaza a su seguridad, la respuesta no se hubiera dejado esperar». Pero, según Moscú, los F-16 surcoreanos se acercaron a poca distancia, como a un kilómetro, maniobraron de forma peligrosa y los pilotos surcoreanos «ni siquiera intentaron entrar en contacto con los tripulantes de los Tu-95MS» rusos.

El texto subraya que el lugar del incidente «es una zona de reconocimiento de defensa antiaérea establecida unilateralmente por Corea del Sur y que no está prevista por el Derecho Internacional ni reconocida por Rusia y de ello ya hemos informado por diversos canales a la parte surcoreana».

El ministerio que dirige Serguéi Shoigú, uno de los hombres del entorno más próximo del presidente Vladímir Putin, explicó también que los vuelos a través del mar de Japón y del de China Oriental «forman parte de las misiones de patrullaje conjuntas ruso-chinas y no están dirigidas contra terceros países». «El vuelo de cuatro bombarderos estratégicos, dos Tu-95MS rusos y dos H-6K chinos, se llevó a cabo en estricta conformidad con la normas internacionales», concluye la nota. Este martes también protestó Japón, que considera suyos los islotes de Dokdo. «No podemos aceptar este tipo de acciones en zona bajo nuestra soberanía», aseguraron fuentes gubernamentales consultadas por la agencia Kiodo.