Los médicos cubanos comienzan a abandonar Brasil

Médicos cubanos abandonan Brasil./EFE
Médicos cubanos abandonan Brasil. / EFE

La oposición del futuro Gobierno pone fin a un programa de ayuda sanitaria que funcionaba desde 1959

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑOCorresponsal. La Habana

El primer grupo de médicos cubanos destinados en Brasil regresó ayer a la isla después de que el nuevo presidente del país sudamericano, Jair Bolsonaro, arremetiera contra el programa de asistencia sanitaria a las zonas más desfavorecidas y regiones remotas que ha funcionado por un acuerdo entre los gobiernos de La Habana y Brasilia firmado en 1959. 208 profesionales integrantes de la llamada 'diplomacia de batas blancas' arribaron al aeropuerto José Martí. El resto de los 8.300 deberán poner rumbo hacia su tierra antes del 10 de diciembre, aunque unos 1.400 podrían quedarse en virtud de su matrimonio con ciudadanos brasileños.

El actual contingente formaba parte de un equipo de 11.500 sanitarios que desde 2013 integraban el programa 'Más médicos'. Su retirada responde a la decisión de las autoridades isleñas de responder con «dignidad» a las exigencias de Bolsonaro, particularmente que cobren directamente todo el salario en lugar de percibir solo una parte mientras que el resto era enviado a Cuba.

«Supieron llegar con desinterés, altruismo y entrega plena a lugares a donde nadie quería ir. Fueron capaces de curar enfermos y también de animar el alma de millones de brasileños. Les dieron el cariño que no habían recibido, llevaron también una perspectiva de vida distinta y han demostrado que un mundo mejor es posible», señaló el presidente, Miguel Díaz-Canel, quien les recibió de madrugada.

El exministro de Sanidad y ahora vicepresidente, Roberto Morales, denunció que «nunca se había ofendido tanto ni en tan corto período de tiempo a la escuela de salud cubana y a nuestros profesionales, con el propósito de construir una gran operación de ruptura del programa y desacreditar, por esa vía, una de las conquistas más grandes de nuestra revolución».

Aunque el golpe de gracia al programa lo ha dado el derechista Bolsonaro, ya el anterior presidente brasileño, el también conservador Michel Temer, redujo el numero de médicos después del forzado traspaso de poder de Dilma Rousseff.

Consultorios vacíos

«En Brasil hacíamos lo que no hacían otros médicos: visitar al enfermo en su casa, cuidar de él y de su familia. Antes de nosotros solo había consultorios vacíos», declaró Rosales, uno de los doctores que iniciaron el programa. «El médico cubano no solo da atención médica, también damos cariño», comentó, por su parte, una de las doctoras.

Con su salida más de ochenta ciudades brasileñas se quedarán sin médicos. «La población nos despidió llorando. Nos van a echar de menos porque se quedan solos, porque no tienen médicos brasileños», añadió la habanera Nayris Alina Céspedes. «Trabajaba en una zona rural de mucha pobreza, en lugares donde ningún médico o casi nadie había ido y en los que luego de dos años me gané el corazón de sus habitantes. Fue una experiencia triste, aunque muy linda», relató.

Para combatir la marcha de los sanitarios cubanos el Gobierno de Brasil ha ampliado el plazo de una convocatoria para cubrir las plazas, pero los profesionales locales no tienen interés de arriesgar su vida en las regiones regiones más peligrosas.

Temas

Brasil, Cuba
 

Fotos

Vídeos