Llegan las lipotimias a la plaza

Un operario observa el disparo, ayer, en la explanada de la plaza del Ayuntamiento. / irene marsilla
Un operario observa el disparo, ayer, en la explanada de la plaza del Ayuntamiento. / irene marsilla

La mascletà de Zarzoso registra 81 atendidos, 69 debido a desmayos por el calor

PACO MORENO VALENCIA.

«El torero también se la juega», dijo ayer un cariacontecido Antonio Zarzoso, gerente de la empresa pirotécnica de Altura que ayer disparó la mascletà en la plaza del Ayuntamiento. Un fallo en la máquina que coordinaba el disparo digital obligó a realizar el disparo mecha en mano, jugándose el tipo entre más de 200 kilos de material a lo largo de la explanada.

Mucha tensión en una jornada donde los que más trabajaron junto a los pirotécnicos fueron los técnicos de Cruz Roja, con un total de 81 atendidos, de los que 69 casos se debieron a lipotimias producto del fuerte calor y el cansancio acumulado estos días. También cuatro contusiones, cinco heridos, una crisis de ansiedad, una reacción alérgica y una intoxicación etílica.

Ese es el balance corto de lo que ocurrió ayer en la plaza, aunque el largo fue un disparo que se salvó gracias a la valentía de los pirotécnicos. «Hemos salvado el compromiso, se ha venido abajo la máquina con el digital y lo hemos tenido que anular. En las comprobaciones previas iba todo bien, pero luego la máquina no ha ido», decía Zarzoso en el balcón municipal.

«Hemos tenido que hacer el disparo mecha en mano. No es lo que queremos y estamos dolidos, pero la mascletà estaba muy bien planteada. Ha sido una pena». En la parte de inicio, cuando debía entrar el digital, es cuando los técnicos se han dado cuenta del fallo. «El que tiene vacas, trabaja con vacas y el que tiene petardos...», reflexionó acerca del peligro de correr literalmente entre las carcasas y truenos. Quien no se la juega, no hace nada». La mascletà tenía tres principios aéreos, cinco retenciones, golpes de truenos y otros efectos para el disfrute del público, que aplaudió el fuerte terremoto pese a lo relatado antes. Los aficionados tienen ganas de fiesta y agradecen el esfuerzo de los artesanos.

Zarzoso fabrica en Altura el tró de bac, siendo la única empresa dedicada al típico producto que sirve en las mascletaes. Este año se ha notado cierta recuperación, comentó dado que ya tienen unas 15.000 cajas vendidas, algunas en proceso de elaboración. El pasado ejercicio se llegó a las 11.000, lo que constata un incremento positivo.