Valencia abraza a Marina y Sara

La fallera mayor de Valencia 2019, Marina Civera, junto a la infantil en el acto de su proclamación./Irene Marsilla
La fallera mayor de Valencia 2019, Marina Civera, junto a la infantil en el acto de su proclamación. / Irene Marsilla

Ribó destaca el papel de la mujer en la proclamación de las nuevas falleras mayores

GUADALAJARA / L. SORIANO

Marina Civera y Sara Larrazábal, falleras mayores de Valencia de 2019, ya cuentan con el cariño de los falleros. La prueba de fuego era ayer, con la proclamación oficial del cargo en el hemiciclo del Ayuntamiento, y el mundo fallero arropó a las dos jóvenes y a sus cortes con emotivos aplausos.

Los valencianos tenían ganas de conocer a las nuevas representantes de la fiesta y acudieron en multitudes a ver a las dos jóvenes y a las componentes de la corte mayor e infantil que llevarán el nombre de las Fallas a lo más alto. Las puertas del Ayuntamiento se abrieron puntualmente a las 18.30 horas y la gente pronto buscó su ubicación cerca del salón de cristal para ver de cerca a las protagonistas. Entre las asistentes se pudo ver a los padres de Marina, Ricardo y Ana, y a su hermana Paula y su tía Esperanza. También a los progenitores de Sara, Rosana y Gerva, y su hermana Adriana. Tampoco faltaron los familiares de Rocío Gil, con su padre Rafael, su hermana Carla, su tía Amparo y en el caso de Daniela, con sus padres, Juan Carlos y Eva. Un año más hubo una nutrida representación de falleras mayores como Raquel Alario; Estefanía López; Lola Flor, Sofía Soler; María Donderis; Clara Parejo; Claudia Villodre o Alicia Moreno. El acto fue muy protocolario, con mucho sentimiento y hubo momentos muy especiales, como cuando las representantes de la fiesta subieron las escalinatas del Ayuntamiento para ser recibidas por el alcalde, Joan Ribó.

Para el primer acto formal del reinado, Marina eligió su traje de fallera mayor, una seda estrecha con el dibujo 'San Francisco' en color blanco que dio gran luminosidad a la joven perteneciente a la comisión Barrio San José. La fallera mayor infantil de Valencia de 2019, Sara Larrazábal, escogió para esta ocasión un traje de color lima que también dio gran viveza a la representante de Bayarri-Los Isidros.

También recibieron calurosos aplausos las falleras mayores de 2018, Rocío Gil y Daniela Gómez, que recordaron la experiencia vivida hace ahora justo un año. Daniela Gómez lució en esta ocasión un vestido dorado de encaje con manoletinas a juego, que acompañó con un pelo recogido. Rocío apostó por lucir el traje en tono rojo que le creó su indumentarista de cabecera, José Polit (En hilos de seda) para el día de la llamada telefónica del alcalde. «Para mí este traje simboliza el inicio y final de un ciclo. Ha sido un año maravilloso que me ha cambiado la vida y he recibido mucho cariño y complicidad de los falleros», explicó Rocío Gil.

Y precisamente hablando de ciclos, cabe destacar que si Rocío en su despedida de la Fonteta hizo referencia a que las mujeres nunca antes habían tenido tanto que decir y aportar y animaba a las candidatas a aprovechar esa revolución, ayer en su discurso, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, quiso de jar claro que las falleras mayores de 2019 y sus cortes «forman parte de una generación preparada, con estudios, conocimiento y experiencia. Pero también una profunda pasión y aprecio por la fiesta».

Noticias sobre las falleras mayores 2019

Si en sus primeras horas de reinado Marina también hizo referencia a la importancia de la mujer en la fiesta, el alcalde explicó ayer durante la proclamación que esta fiesta «la representan todas esas mujeres que, desde colectivos muy diversos, trabajan de manera incansable en la fiesta del fuego». Acto seguido puso ejemplos de algunos de los sectores donde la mujer tiene una presencia importante como «las que convierten los talleres falleros en nidos de sátira y alma risueña; las que modelan el arte de la seda; las que llenan el cielo de jardines o las que inundan las calles con ríos de música».

Guiño a las preseleccionadas

El alcalde también quiso tener palabras de reconocimiento a todas las mujeres que han participado en las preselecciones y explicó que durante las pruebas «han representado a sus fallas. Ellas vuelven ahora a sus casales para continuar trabajando por la fiesta, para hacerla grande consu esfuerzo y el de su comisión. Hoy también queremos expresar a todas las candidatas nuestro reconocimiento por su contribución a la fiesta».

También dio las gracias a Rocío Gil y Daniela Gómez y sus cortes. «Habéis actuado con orgullo y responsabilidad y estoy seguro que volveréis a vuestras comisiones para continuar trabajando con toda la experiencia acumulada».

Muy aplaudido fue el momento que enumeró a cada componente de las cortes actuales, relacionándolas con sus lugares de procedencia, como Ciutat Vella, la 'terra del ganxo' (Ruzafa), Extramuros, las pedanías o Quatre Carreres, entre otros.El alcalde recordó que el amor de la fiesta de todas ellas lo han heredado de sus familias «y se ha ido forjando el patrimonio en común que son las Fallas». Ribó indicó en su discurso de la proclamación que los valencianos «enseñamos al mundo cómo celebramos la vida, porque la fiesta también es expresión de 'germanor', de solidaridad entre hombres y mujeres, entre tierras y ciudades» y añadió que la relación con las fiestas hermanas «ayudan a vertebrar nuestro pueblo, de arriba a abajo» y, por eso, agradeció la presencia de la bellesa del foc de Alicante, Aleida González, y la reina de las fiestas de la Magdalena de Castellón, Natalia Palacio.

En el cierre del discurso, el alcalde de Valencia Joan Ribó se dirigió a Marina Civera y Sara Larrazábal y les comentó que «sois mujeres y sois jóvenes, sois la mejor garantía de futuro de una fiesta con raíces profundas pero que no tiene miedo por reinventarse y adaptarse a los nuevos tiempos, porque esa es su verdadera fortaleza».

 

Fotos

Vídeos