Las comisiones, reacias a restringir la altura de las piezas en el concurso de fallas

Las comisiones, reacias a restringir la altura de las piezas en el concurso de fallas

La Interagrupación, Especial y Primera A sí abogan por subir los mínimos de inversión pero no tienen claro que se acoten las medidas o materiales en unas bases

LOLA SORIANO

valencia. El debate de fijar unos mínimos de inversión para las fallas que se plantan en Valencia sigue abierto y, de hecho, anoche hubo un segundo encuentro entre colectivos falleros, gremios y el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, en el casal de Joaquín Costa, pero quedan otras muchas cuestiones que desde la concejalía quieren tratar.

El edil ya ha apuntado que le gustaría que se estudie la opción de crear unas bases para el concurso más importante de la fiesta: el que premia a las fallas que realizan los artistas contratados por las comisiones. Como recordó, hay bases para los playbacks o para el concurso de belenes, pero no para las fallas.

Este 'melón' todavía no se ha abierto, pero los colectivos falleros consultados no tienen claro que sea tan fácil abordar este asunto y sus múltiples aristas. Así, el presidente de la Interagrupación, Jesús Hernández, opina a título personal, que «igual es viable hacer unas bases para el concurso, pero para ello, se tiene que hacer un estudio muy grande, y no tratarlo sólo en dos reuniones porque tienen que hablar todas las fallas y habría que ir viendo las propuestas que llegan para estudiarlas con tranquilidad». Tampoco tiene claro que se pueda llegar a un acuerdo de cómo puntuar una determinada pintura o composición respecto al estilo de otro artista.

Hernández indica que lo que sí está claro es la necesidad de subir los mínimos de inversión para hacer falla, pero en cambio, no apuesta por limitar la altura de las fallas. «Creo que en Valencia no procede. El arte es libre y hay que dejar imaginación al artista para crear».

A la pregunta de si en las hipotéticas bases habría que marcar el material que se debe emplear, al igual que en el concurso de las fallas municipales se valora el empleo de madera o material alternativo al corcho, Hernández explica que «lo veo difícil porque la única fábrica valenciana de cartón que hacía el material para las fallas cerró. No sé si la Generalitat podría hacer algo para negociar que vuelva a abrir».

En la Federación de Especial, el nuevo presidente, Santiago Ballester, se muestra prudente y aclara que de momento «sólo hubo un comentario del concejal sobre este asunto. El día que se decida que hay que sentarse a hablar sobre el tema, habrá que ver a qué se refiere con las bases, si a determinar aspectos del monumento o sobre el jurado».

En todo caso, dijo que lo que está claro «es que entre todos, incluidas las administraciones, tenemos que ayudar a los artistas». Y afirmó que ahora mismo lo que se está estudiando es el mínimo de inversión «y hay que planificar las cosas con antelación de un año para analizarlo bien».

El presidente de la Federación de Primera A, Francisco Romero, dijo que «en principio, soy partidario de un concurso libre. Si se marcan unas alturas por sección o un número de ninots acabas constriñendo el arte y le quitas la posibilidad a los artistas de hacer cosas distintas. Otra cosa es que, lógicamente, no deben de poner más falla de la que se les paga».

Romero explica que «se puede abrir el debate para escuchar propuestas, pero no cerrar una decisión en firme o de inmediato». Añade que «la primera pregunta debería de ser si queremos bases y tienen que hablar los artistas y también los falleros, que somos los que pagamos».

Lo que sí quiere es que se suban los mínimos de inversión «porque no entiendo que una falla valga 600 euros, o al menos que tenga un valor suficiente para merecer entrar en concurso. Hay que conseguir que las comisiones gasten más en la partida dedicada a la falla».

Desde el gremio, los artistas llevan tiempo planteando la necesidad de marcar unas proporciones por secciones y han creado una mesa de trabajo para ver opciones, pero uno de los integrantes de la mesa, como es el caso de Raúl Martínez (Chuky), explica que «la ley no permite que regulemos baremos de precios por la libertad de mercado» pero sí que opina que «consideramos preciso que haya unas bases en el concurso de fallas, igual que hay unas para teatro o playbacks».

Martínez indica que los artistas «no pueden estar año tras año trabajando sin unas bases en un concurso artístico y, más en uno tan grande y que cuenta con premios de las arcas municipales». Muchos artistas creen positivo que hubiera bases y que incluyeran criterios sobre baremos, medidas y parámetros claros de lo que se va a valorar. «Para entrar en las piezas en la Exposición del Ninot, hay un requisito sobre la base, que tiene que ser de un metro por un metro, o la altura de hasta 2,50 metros. Y en las fallas infantiles, sí que hay establecido que el diámetro es de tres metros y la altura tres metros», opina.

Sobre los mínimos de inversión, considera que «una opción sería no negar la posibilidad de concursar a nadie, pero cuando se cierra el censo, establecer un tanto por ciento de euros de inversión por el número de falleros».

Más

 

Fotos

Vídeos