Catalá suprimirá los cuatro carriles bici más conflictivos y cambiará el anillo ciclista

María José Catalá, ayer en el Colegio de la Seda. / irene marsilla
María José Catalá, ayer en el Colegio de la Seda. / irene marsilla

La candidata del PP asegura que ve «responsabilidad» de las políticas de tráfico de Ribó en los accidentes de patinetes eléctricos

P. MORENO

Un día antes del inicio de la campaña electoral, la candidata a la alcaldía de Valencia por el Partido Popular, María José Catalá, presentó ayer su programa para los próximos cuatro años, con una batería de 20 compromisos para los primeros veinte meses de mandato. Destaca todo lo relativo a la movilidad, con la eliminación de los cuatro carriles ciclistas que han resultado más polémicos por los atascos.

Se trata de los itinerarios de la avenida Reino de Valencia, la avenida Burjassot, la avenida Constitución y la calle Alicante, además de rediseñar el anillo ciclista a su paso por la calle Colón. Catalá se mostró muy dura con las políticas de movilidad del alcalde Ribó y el concejal Grezzi, a las que culpó de los accidentes ocurridos en los que se han visto implicados patinetes: «Veo responsabilidad», aseguró durante el acto celebrado en el Colegio de la Seda.

El eslogan elegido para la campaña es «sentido común» y pretende contrarrestar lo que a su juicio ha supuesto «cuatro años de gestión caótica, repleta de acciones sin sentido en numerosas delegaciones. Crispación, imposiciones, frente a todo esto planteo recuperar el sentido común en la gestión». El eslogan implica «necesariamente gobernar para todos, no para unos pocos, tanto los que nos votan como los que no».

El inicio de campaña esta noche tendrá lugar en un «lugar simbólico de las imposiciones del tripartito, la avenida Reino de Valencia», en referencia al carril ciclista, criticado al dejar un carril único para el resto del tráfico, incluido el transporte público.

Manifestó que será una alcaldesa que no dejará de reivindicar para Valencia, para reiterar que es algo que «no han hecho ni Ribó ni Puig. Pediré lo que le corresponde a la ciudad, como que se finalice el Parque Central, se hagan el túnel pasante y el acceso ferroviario a la ciudad con la estación Central, que se construyan los 21 colegios que tiene pendientes la Generalitat y que no se retrase la línea 10 de Metrovalencia», entre otros.

La bajada de impuestos, el desbloqueo en la concesión de licencias en el Ayuntamiento, la puesta en marcha de programas de ayudas a la maternidad y la infancia, la protección de las tradiciones y señas de identidad de los valencianos, o la educación infantil de 0 a 3 años gratuita aparecen en el programa.

La memoria económica realizada señala que el aumento de las ayudas y la rebaja fiscal supone un coste de 65 millones de euros, que quiere compensar con la agilidad de los permisos y más recursos del Estado. La ampliación de plantilla de la Policía Local, la mejora de limpieza de la ciudad y el incremento de la transparencia en la gestión forman parte de los compromisos para los primeros 20 meses en la alcaldía.

En cuanto a la expectativa de voto, señaló que confía en recuperar votantes de Ciudadanos y Vox, dado que el «fraccionamiento» del bloque conservador «es perjudicial. Otros están en el techo y nosotros estamos en el suelo». Por último, dijo que su objetivo es que Ribó «no repita como alcalde», a la pregunta de posibles pactos tras las elecciones del próximo día 26.