Los viticultores cifran en 28 millones las pérdidas por la caída del precio de la uva

Los viticultores reclaman con una tractorada en Requena precios dignos para la uva. / efe
Los viticultores reclaman con una tractorada en Requena precios dignos para la uva. / efe

El sector amenaza con una gran tractorada en Valencia y exige que se investigue a las bodegas por posible pacto de precios

Á. MOHORTEVALENCIA.

La caída del precio de la uva en la actual vendimia cifra las pérdidas para los agricultores valencianos en 28 millones de euros, de los que 7,5 millones son en la producción para cava. Éste el cálculo que las cooperativas y organizaciones agrarias hacen en función de los costes que se han asumido hasta ahora y lo que están pagando las principales bodegas.

Para exigir medidas políticas y demostrar su capacidad de movilización, unos 200 tractores y un millar de manifestantes han recorrido la Avenida del Arrabal de Requena, donde se encuentra el Monumento a la Vendimia. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), La Unió de Llauradors i Ramaders y la Coordinadora Campesina del País Valenciano-COAG, con el apoyo de la Federació de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, unieron sus fuerzas ajo el lema 'Por el Cava y el Sector Vitivinícola' y con pancartas que rezaban 'Ningún fondo buitre pisotea mi uva', 'Al pan, pan y al vino, vino: esto es un atraco' o 'No a las grandes corporaciones que desangran el medio rural'.

Los manifestantes valencianos se sumaron a los paros convocados en otras regiones productoras como Cataluña y Extremadura, y el presidente de AVA, Cristóbal Aguado, llamó al vender la uva a las bodegas, propiedad de fondos de inversión en muchos casos, que están ofreciendo los precios más bajos especialmente para el cava. Igualmente, no descartó una gran tractorada en Valencia.

Entre las reivindicaciones del colectivo cabe destacar la solicitud a la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para que ponga en marcha una campaña especial de investigación sobre las grandes bodegas a fin de sancionar posibles acuerdos de precios; el cumplimiento estricto de la ley de mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria; agilizar los protocolos de exportación a nuevos mercados; mejorar el control de entradas de plagas y enfermedades de las plantas de vivero; reivindicar y poner en valor la singularidad de la DOP Utiel-Requena, DOP Alicante y DOP Valencia.

El sector vitivinícola valenciano también exige el establecimiento de unas tarifas eléctricas para el riego de apoyo y a las bodegas que se facturen por la energía utilizada, permitan realizar dos modificaciones al año de la potencia contratada y establezcan un IVA reducido al regadío.

Mientras el sector se manifestaba en la provincia de Valencia, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, participaba en el corte del primer racimo de la campaña en la DOP Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó, junto a la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, y el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón. El jefe del Consell apostó por consolidar la colaboración dentro del sector y con las administraciones, desarrollar la Ley de Estructuras Agrarias y reforzar su importancia en la Política Agraria Común. Por su parte, el presidente de la Diputación alicantina se refirió a las «desfavorables» condiciones fiscales e hizo hincapié en reclamar exenciones, ayudas especiales y rebajas a las cotizaciones de la Seguridad Social.