Casi 200.000 empleos temporales se convierten en indefinidos por la presión inspectora

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. /Efe
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. / Efe

Casi una tercera parte es consecuencia del Plan Director por un Trabajo Digno, que no obstante reduce su eficacia en la recta final de año

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Cinco meses después de su aprobación, la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha presentado hoy al Consejo de Ministros el balance del Plan Director por un Trabajo Digno, cuyo objetivo principal es recuperar derechos laborales y mejorar la calidad del empleo y de las condiciones de trabajo, lo que permite, al mismo tiempo, reforzar la garantía de sostenibilidad presente y futura del Sistema de Seguridad Social.

De agosto a diciembre, gracias a este plan de choque un total de 61.445 contratos temporales irregulares se han convertido en indefinidos, lo que representa tres cuartas partes de los trabajadores afectados. Además, se ha logrado incrementar la jornada de 8.824 personas con contrato a tiempo parcial, lo que supone un 17,5% de los afectados por el Plan de choque contra el uso irregular de la contratación a tiempo parcial.

Esto es consecuencia directa del envío de más de 81.000 cartas a empresas por situaciones que afectaban a alrededor de 130.000 trabajadores. Una vez enviadas las misivas, las compañías disponen de un mes de plazo para regularizar la situación, de lo contrario, pasarían a aplicarse medidas coercitivas.

Si el Plan rápidamente comenzó a dar sus frutos, puesto que en el primer mes de aplicación consiguió que más de 46.000 falsos trabajadores temporales se convirtieran en indefinidos, parece que su efecto se ha ido desinflando. Y es que en los cuatro meses posteriores su eficacia se ha reducido a menos de la mitad, puesto que en un tiempo cuatro veces superior solo ha conseguido dar estabilidad a menos de 20.000 empleos.

Al margen de los resultados obtenidos como consecuencia de la puesta en marcha del Plan Director, a lo largo de todo el año 2018 se han transformado en indefinidos 132.501 contratos temporales irregulares, 39.576 más que en el año 2017 (casi un 43% más) y 50.229 más respecto a 2016 (un 38% más). En conjunto, la actuación ordinaria de la Inspección de Trabajo, unida a la ejecutada dentro del Plan de Choque, eleva a 193.946 la cifra total de contratos temporales que se han transformado en indefinidos durante el pasado año. Ello supone más del doble de los resultados obtenidos en 2017, cuando se transformaron en indefinidos 92.925 contratos.

En materia de ampliación de jornada, la suma de la actuación ordinaria de la inspección de trabajo y la ejecución del Plan de Choque han alcanzado la cifra de 31.517 ampliaciones (22.693 por actuaciones ordinarias y 8.824 por el Plan de Choque), lo que supone el mejor dato histórico en esta materia. La cifra supone un 48,2% más respecto a los resultados obtenidos en 2017 (cuando se realizaron 21.259 aumentos de jornada). Estas cifras suponen las mejores alcanzadas por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en sus actuaciones en materia de lucha contra el fraude en la contratación temporal.