Tiran 10.000 euros por la ventana para eludir una inspección en Mercavalencia

Cajas y cajones de verduras en Mercavalencia, en una imagen de archivo./Txema Rodríguez
Cajas y cajones de verduras en Mercavalencia, en una imagen de archivo. / Txema Rodríguez

Miembros de la Agencia Tributaria piden documentación en cuatro puestos del mercado de abastos de Valencia

EFE y LAS PROVINCIAS

La Agencia Tributaria ha pedido documentación a cuatro puestos de verdura de Mercavalencia en relación a la macrooperación a escala nacional de lucha contra el fraude fiscal puesta en marcha en el sector de los mercados mayoristas de frutas y hortalizas. En una de las inspecciones, según ha informado Antena 3, un responsable del puesto ha intentado ocultar dinero tirando por la ventana una caja con 10.000 euros.

Según han indicado a Efe fuentes del mercado valenciano, en la mañana de este jueves inspectores de la Agencia Tributaria han entrado en Mercavalencia y han inspeccionado cuatro puestos de mayoristas que permanecían abiertos a esa hora, ya que el horario del mercado es de 4 de la madrugada a 8 de la mañana y muchos ya habían cerrado.

Han pedido documentación a los mayoristas, según Mercavalencia, que añade que éstos no han recibido información sobre los siguientes pasos dentro de estas inspecciones.

Tal y como ha informado Antena 3, el puesto que ha tratado de eludir a los inspectores no ha logrado su objetivo. Aunque un empleado debía recoger la caja, los representantes de Hacienda la han localizado. También han encontrado en su caja fuerte otros 34.000 euros en efectivo, sobre «con facturas en negro y más dinero».

La Agencia Tributaria ha lanzado esta macrooperación, en la que ha realizado entradas en 75 locales, 15 de ellos en la Comunitat Valenciana, ubicados en mercados centrales de trece comunidades autónomas.

Según la ha informado la Agencia Tributaria en un comunicado, en el marco de la denominada Operación Carpo se han iniciado inspecciones a 80 contribuyentes vinculados a los locales inspeccionados, de los que 62 eran sociedades y 18 personas físicas socios y administradores de las sociedades investigadas.

La Agencia contaba con indicios de que estas empresas ocultaban parte de sus ventas mediante la utilización de programas informáticos que manipulaban las ventas reales, suprimiendo o modificando el importe de una transacción.

Las investigaciones previas afloraron que estas sociedades recibían cobros en efectivo, más difíciles de vigilar, muy por encima de la media del sector mayorista de frutas, de manera que en ocasiones superaba el 80 % de las ventas.

Además, los márgenes de explotación de estas sociedades eran «significativamente inferiores» a los de otras empresas del sector, en ocasiones con resultados negativos durante varios ejercicios.

A esto se añade que la capacidad económica de algunos administradores eran «incompatibles» con las rentas declaradas, lo que influyó a la hora de seleccionar los objetivos a comprobar.

El dispositivo, en el que han participado más de 430 funcionarios de la Agencia con apoyo policial, ha afectado a 15 locales en la Comunitat Valenciana, 14 en Madrid, 11 en Galicia, 11 en Andalucía, 6 en Canarias, 5 en Aragón, 3 en Murcia, 3 en Castilla y León, 2 en Asturias, 2 en Extremadura, 1 en Baleares, 1 en Cantabria y 1 en La Rioja, a los que se unen acciones en el País Vasco y Navarra coordinadas por las Haciendas Forales.

Las entradas se iniciaron a primera hora de la mañana con la personación de la Inspección Tributaria y sus Unidades de Auditoría Informática, con el fin de acceder directamente a la documentación e información contable, así como a los sistemas informáticos.