La primera incubadora para emprendedores en riesgo de exclusión arranca en Valencia

Presentación de la primera incubadora social para emprendedores en riesgo de exclusión. /EFE
Presentación de la primera incubadora social para emprendedores en riesgo de exclusión. / EFE

GoHub acoge la primera edición, que cuenta con ocho proyectos, entre los que destacan una consultoría de quiromasaje y tatuaje, una empresa de venta de zapatos anatómicos y un taller de costura

Elísabeth Rodríguez
ELÍSABETH RODRÍGUEZ

Este martes se inaugura en Valencia la primera incubadora para emprendedores en riesgo de exclusión social. Bautizada con el nombre de 'Con valores', esta iniciativa pone en conexión a veinte ONGs con distintas empresas para llevar a cabo un programa de mentorización y formación durante diez semanas con el objetivo de convertir una idea en un negocio viable.

La incubadora se ubica en las instalaciones de GoHub, la aceleradora de Global Omnium (antigua Aguas de Valencia). Según explicó esta mañana el director del programa, Melquiades Lozano, se trata del primer programa de estas características debido a que «une el mundo social con el empresarial».

«Como eso no hay nada en España. Estamos uniendo empresas y ONGs, que trabajan juntos en favor de estas personas«, añadió en la presentación de la incubadora esta mañana.

En concreto, a esta primera edición se han presentado 18 proyectos, de los cuales se han seleccionado 8. Dentro de este grupo, cuatro corresponden a ideas personas y los otros cuatro a propuestas presentadas por ONGs, que a su vez serían desarrolladas por personas en riesgo de exclusión. El programa cuenta con un presupuesto de 31.000 euros.

En cuanto a la financiación, las empresas participantes aportan un capital para el desarrollo de la incubadora mientras que los profesionales asesoran e informan a los emprendedores de las herramientas de las que disponen para conseguir los fondos para iniciar su negocio. Para ello, cuentan con la consultora F iniciativas.

EFE/LP

«En la incubación les ayudamos a conocer herramientas de financiación. Hay proyectos que pueden tener subvenciones, hay microcréditos, crowdfunding...En la selección de emprendedores teníamos en cuenta si se requería una suma grande de capital para iniciar el negocio, ya que eso penalizaba«, explicó Lozano, quien añadió que se trata de ayudar a llevar adelante un »negocio viable« y que no contribuya a generar ninguna gran deuda que luego pueda suponer complicaciones para la persona si el negocio no evoluciona.

Los proyectos

«El vector innovación está bajo porque estamos con proyectos sencillos, pero el vector social es elevado», contó Lozano. Las ideas personales seleccionadas son: empresa de importación y venta de zapatos anatómicos; quiromasaje y tatuaje; y productos de alimentación congelados. Mientras que las propuestas de ONGs son una cooperativa de cítricos que trabaja con inmigrantes, la fabricación de bolsos y venta online, trabaja con mujeres maltratadas, un taller de costura y un despacho de arquitectos especializado en adecuar casas para personas con diversidad funcional.