La pirotécnica Zamorano Caballer completa su extinción

Sede de la pirotécnica Zamorano Caballer en Alzira. /LP
Sede de la pirotécnica Zamorano Caballer en Alzira. / LP

La herencia del Miguel Zamorano se une a los activos para satisfacer a los acreedores

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy la conclusión del concurso de acreedores de la pirotécnicas de Zamorano Caballer y sus filiales Fuegos Artificiales Antonio Caballer y Fuegos Artificiales Carlos Pla, cuya tramitación se inició en 2012, yendo a liquidación un año más tarde

Este procedimiento, que se ha llevado a cabo por el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Valencia, ha afectado también a la herencia «a beneficio de inventario» de Miguel Zamorano Caballer, fallecido en 2009.

El Juzgado de lo Mercantil ha acordado la extinción de la personalidad jurídica de la sociedad que solicitó el concurso voluntario de acreedores, la cancelación de sus asientos registrales y el cese en su cargo del administrador concursal, tras quedar aprobada la rendición final de cuentas.

Crisis pirotécnica

Esta no es la primera empresa vinculada a la saga de los Caballer que sufre los efectos de la crisis del sector. El pasado mes de agosto, la firma valenciana Pirotecnia Caballer, fundada en 1880, entró en liquidación y puso punto final a su historia. Según recogía el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), Vicente Caballer cesaba como administrador único al no poder superar el concurso de acreedores que declaró en junio del año pasado. También se liquidaba la filial La Baseta, que se acogió al concurso al mismo tiempo.

Fuentes del sector vinculan estos desenlaces la guerra de precios, la menor demanda y las secuelas del desplome económico. Los mismo que le llevaron al concurso, como consecuencia del efecto de la crisis.