Santander invertirá más de 20.000 millones para digitalizarse hasta 2022

Una oficina del banco Santander./Reuters
Una oficina del banco Santander. / Reuters

La entidad anuncia que tiene previsto lanzar Openbank, el banco 100% digital del grupo, en diez nuevos mercados «a medio plazo», hasta alcanzar los dos millones de clientes

E. Martínez
E. MARTÍNEZMadrid

El Banco Santander quiere hacer una fuerte apuesta por la transformación digital de su entidad y sabe que el primer paso para llevarlo a cabo es la inversión económica. Con ese objetivo, la presidenta Ana Botín ha anunciado este miércoles en el Investor Day que se celebra en Londres que destinarán más de 20.000 millones de euros en la digitalización y tecnología en los próximos cuatro años.

El fin último es elevar la rentabilidad a través del aumento de los ingresos y la reducción de costes. Botín destacó la mejora que supondrá este paso adelante en tecnología para la experiencia de sus clientes, aumentar su confianza y la reducción de costes también para ellos. En su opinión, la tecnología está cambiando la banca como se conocía hasta ahora y por eso el Santander se está preparando para aprovechar sus «fortalezas», como el talento y el tamaño, y ser «los líderes digitales del sector financiero en la próxima década».

Además, el Santander ha anunciado que tiene previsto lanzar Openbank, el banco 100% digital del grupo, en diez nuevos mercados «a medio plazo», hasta alcanzar los dos millones de clientes. La plataforma tiene más de un millón de clientes en España, por lo que ahora buscan otros países donde el proyecto no esté tan maduro.

Lanzarán Openbank en otros diez nuevos países para llegar a los 2 millones de clientes. Solo en España ya tienen un millón

Otra de las novedades digitales es el nuevo servicio de transferencias internacionales para no clientes que prevén lanzar, denominado 'One Pay FX'. Ya lo lanzaron en cuatro países el año pasado con un servicio en el mercado abierto llamado Pago FX. Prevén que esté disponible en Reino Unido, Polonia y Alemania para particulares y pymes a «corto plazo».

Ana Botín durante el evento Investor Day en Londres.
Ana Botín durante el evento Investor Day en Londres.

Por otro lado, expandir el servicio de medios de pago (tarjetas y datáfonos) de su filial brasileña Getnet, que se convertirá en una plataforma de pagos para comercios Global Merchant Services, empezando por México y siguiendo por el resto de Latinoamérica y Europa. Santander trabaja con 1,2 millones de comercios en el mundo, con una facturación de 150.000 millones de euros, «lo que sitúa a la entidad entre las 10 primeras del mundo por volumen en el negocio de ventas con tarjeta», afirman en un comunicado.

Además, la entidad lazará una herramienta para que las pymes puedan acceder más fácilmente al negocio internacional, denominado Global Trade Services. Esta plataforma, que antes estaba solo disponible para grandes empresas, ofrecerá a las pequeñas y medianas compañías la financiación comercial, cadena de suministro, pagos y cambio de divisas de forma rápida y eficiente.

Elevar el 'pay out' al 50%

En la presentación de su plan estratégico hasta 2022 para elevar su rentabilidad y lograr un ahorro anual de costes de 1.200 millones de euros, ha indicado también que uno de sus objetivos es elevar el 'pay out' hasta el 40% o 50%, el porcentaje de beneficios que se destina a los dividendos.

Así, el banco ha anunciado una estructura directiva más sencilla para Europa, Sudamérica y Norteamérica, además de un comité de dirección con mayor foco de negocio que permitirá una mejor y más rápida ejecución en todo el Grupo.

En México, el principal motor de las cuentas del Santander, el banco aspira a seguir creciendo en particulares, y mantener el liderazgo en pequeñas y medianas empresas (pymes) y grandes empresas. Respecto a Europa, el Santander calcula un ahorro de más de 700 millones de euros en costes, de los que 500 millones provendrán de su transformación digital, en tanto que quiere aumentar su base de clientes vinculados y digitales, y elevar la cuota en todos los mercados principales en los que opera. Y en España, la entidad ve «oportunidades en financiación al consumo, pagos, seguros y gestión de patrimonios».