Baloncesto | Valencia Basket

Sin bases no hay baloncesto

El escolta Matt Thomas entra a canasta entre Hlinason y Joan Sastre./EFE
El escolta Matt Thomas entra a canasta entre Hlinason y Joan Sastre. / EFE

El Obradoiro exprime la falta de creación del Valencia Basket y no da opciones

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

La épica, si su dosis es la correcta y no se prolonga en el tiempo, es la adrenalina de un deporte tan complejo como el baloncesto. Eso es una cosa, pero intentar inventar (aunque sea obligado por las circunstancias) su ADN es otra. Al baloncesto no se puede jugar sin bases. Sin pivots se puede plantear un partido con jugadores abiertos y defensa en zona, pero sin bases no se ganan partidos profesionales. Así de simple. El Valencia Basket acabó perdiendo ante el Obradoiro por muchos factores, pero la nula creación de juego (una cosa es un relevo puntual de un alero a Van Rossom y otra es cuarenta minutos de aleros como bases) fue fundamental. Para enseñarlo en L’Alqueria y que los niños y niñas aprendan lo sacrificado que es el deporte de la pelota naranja.

El conjunto valenciano aguantó hasta que los gallegos, tocados con una varita mágica en el triple (15 de 22) pusieron el 68-50 en el marcador, tras un estirón de 20-9, que fue la puntilla para un equipo desgastado por el duro partido ante el Khimki y con una rotación real de nueve, contando a Hlinason, puesto que Rudez ya no entra en la ecuación. Las 25 asistencias del ‘Obra’, por 9 de su rival taronja, evidencian la fluidez de uno y otro baloncesto ayer en el Fontes do Sar. La derrota deja a los valencianos en la tercera plaza de la ACB, empatados con el Barça pero con peor average.

Los nueve puntos de desventaja al descanso se convirtieron en el mal menor para los taronja, puesto que el nivel de acierto del Obradoiro amenazó con romper el partido en el segundo cuarto. Cuando Corbacho anotó su cuarto triple sin fallo, consecutivos, el 46-29 parecía una montaña imposible de escalar para un equipo que no notó la lógica rémora de jugar sin director de juego. Sin bases, pero con veteranos. Pleiss y San Emeterio maximizaron desde entonces los errores del conjunto gallego para, con un parcial de 2-10, marcharse al descanso con el partido abierto (48-39). El Valencia Basket dobló en puntos en la pintura a su rival en la primera parte (24-12) para igualar ese desnivel exterior, simbolizado por el 9 de 13 del ‘Obra’ en triples antes del paso por vestuarios. Siempre que un equipo vive de un porcentaje tan excelso suele pagarlo.

El problema es que ese acierto tuvo picos de subida en la segunda parte, convirtiéndose en una losa que llegó hasta una máxima renta de 87-62. Vidorreta palió la falta de base con dos parejas, Rafa Martínez con Abalde y San Emeterio con Green, pero ninguna combinación resultó efectiva. Un aviso para entender la importancia de los bases.

96 Monbus Obradoiro

Pozas (5), Matt Thomas (18), Bendzius (9), Pustovyi (9), Radovic (15) -cinco inicial-, Corbacho (20), Llovet (3), Sábat (3), David Navarro (6) y Spires (8)

77 Valencia Basket

Rafa Martínez (10), Abalde (13), Will Thomas (5), Pleiss (14), Doornekamp (7) -cinco inicial-, Rudez (-), San Emeterio (17), Sastre (7), Green (2) y Hlinason (2)

PARCIALES:
21-21, 27-18 (48-39), 26-17 (76-56) y 22-21 (96-77)
ÁRBITROS:
Pérez Pérez, Andrés Fernández y Sánchez Monserrat
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la decimoctava jornada de la Liga Endesa disputado en el Fontes do Sar ante 5.296 espectadores

Fotos

Vídeos