Especial

Una Liga para rescatar el trono

Leo Messi y Sergio Ramos, cara a cara en un clásico./Óscar J. Barroso/AFP
Leo Messi y Sergio Ramos, cara a cara en un clásico. / Óscar J. Barroso/AFP

Hazard, De Jong o Joao Felix impulsan una competición que la pasada temporada cedió a la Premier su hegemonía europea

JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Nueva Liga, nuevos retos. La competición de la regularidad regresa tras el verano y lo hace con el reto de recuperar el terreno cedido a la Premier League inglesa en Europa, ya que después de conquistar 14 de los últimos 15 títulos europeos, la pasada temporada los equipos de la Liga entregaron la hegemonía continental al fútbol inglés, que copó las finales de Champions y Europa League.

Lo cierto es que a la Liga se incorporan algunos de los grandes nombres del momento en el fútbol mundial, como Eden Hazard, Frenkie de Jong y Joao Felix, sin que, al contrario de lo que ocurrió hace un año con Cristiano Ronaldo, la competición patria haya perdido a ninguno de sus valuartes.

A priori, si a un Barça hegemónico en los últimos años se le añaden dos piezas del talento de Antoine Griezmann y Frenkie de Jong, caben pocas dudas a la hora de señalar al equipo azulgrana como el favorito de partida. El vigente campeón ha dado competencia en los laterales a Jordi Alba y Nelson Semedo con el fichaje de Junior Firpo y el ascenso al primer equipo de Moussa Wagué, que además libera a Sergi Roberto para reforzar un gran centro del campo, al que llegan empujando fuerte los jóvenes Carles Aleñá y Riqui Puig.

Ante esta concentración de talento, que sigue dejando la duda de la falta de un sustituto de Luis Suárez como '9' claro, se planta un Madrid ya de lleno en la segunda 'etapa Zidane'. Los blancos comenzaron el verano pisando fuerte y anunciaron sin casi respiro los fichajes de Eden Hazard -santo y seña de este nuevo proyecto-, Luka Jovic, y Ferland Mendy, que se unieron a los ya conocidos de los brasileños Eder Militao y Rodrygo Goes. Sin embargo, el entusiasmo inicial del madridismo se fue enfriando a medida que avanzaba una pretemporada preocupante en cuanto a resultados y sensaciones que, sin embargo, no debe ocultar que, más allá de la escasez de efectivos en el centro del campo, el Madrid sigue disponiendo de una gran plantilla para pelear por todos los títulos.

El Barça, hegemónico en la última década, añade a su repertorio ofensivo a Antoine Griezmann.

La tercera punta del tridente sigue siendo el Atlético, cuya reconstrucción ha generado ilusión entre la afición colchonera, impaciente por ver lo que puede hacer Joao Felix, su nueva estrella, en el campeonato más exigente. Las llegadas de jugadores como Trippier, Mario Hermoso, Lodi, Marcos Llorente, Héctor Herrera o Rodrigo Moreno, unidos a pesos pesados como Oblak, Koke, Saúl o Costa prometen la competitividad de siempre en los pupilos de Simeone y, por lo tanto, una lucha a tres bandas por el título de Liga.

Por detrás sigue apretando el Valencia de Marcelino García Toral, dueño del cuarto puesto las dos últimas temporadas y que llega al inicio del curso convulsionado después del amago del dueño del club, Peter Lim, de descabezar el proyecto con la salida del director general, Mateu Alemany, el hombre de confianza de Marcelino y cuya salida podía haber implicado también la del técnico asturiano. El elegido para salir al final es Rodrigo Moreno ya que Lim aceptó su salida ya que considera que Maxi Gómez es el hombre ideal para darle mayor mordiente al ataque valencianista a expensas de un fichaje de última hora.

En Sevilla, muchas novedades. Tanto en la zona bética como especialmente en la sevillista, con hasta una decena de incorporaciones y otras tantas bajas. Verdiblancos y blanquirrojos parten de nuevo entre la zona noble del campeonato, con aspiraciones europeas y con nuevos dueños de los banquillos, con Joan Francesc Rubi al mando del Betis y Julen Lopetegui al frente del Sevilla.

En esta zona media alta son muchos los que sueñan con Europa, entre ellos un Villarreal ya repuesto del enorme susto de la campaña pasada, cuando por momentos el 'submarino' se vio acechado por el fantasma del descenso. También Athletic y Real Sociedad aspiran a los puestos que dan acceso a la competición continental después de un curso en el que, a pesar de múltiples vaivenes, llegaron a la última jornada con opciones de clasificación para la Europa League. Para ello optan por dos hombres de la casa que supieron enderezar el rumbo de sus equipos a mitad de curso, como es el caso de Gaizka Garitano e Imanol Alguacil.

Como siempre, la más poblada y menos predecible zona del campeonato corresponderá a la zona templada. Es ahí donde se testa el nivel de una liga y en el caso de la española, la nota sigue siendo alta. El Celta sobresale en este pelotón después de las incorporaciones de dos viejos conocidos como Santi Mina y Denis Suárez. Más talento de A Madroa que unir al de Iago Aspas, unos de los estandartes de la Liga y el motor de un equipo que parte con cautela pero mirando de reojo hacia arriba, tal y como hizo el pasado curso el Getafe de Bordalás, que al igual que el Espanyol esta temporada paseará su nombre por Europa y que esta campaña promete volver a ser igual de competitivo.

Eibar, Levante, Leganés, Alavés y Valladolid se consolidan en una categoría de oro que da la bienvenida a tres viejos conocidos como Osasuna, Granada y Mallorca.