Año nuevo, polémica nueva con el vestido de Nochevieja de Cristina Pedroche

Imagen del vestido de la polémica. /Antena 3
Imagen del vestido de la polémica. / Antena 3

La presentadora lució un vestido inspirado en las hadas madrinas de los cuentos

LAS PROVINCIAS

¿Es el vestido en sí o es la expectación que se crea entorno al atuendo que Cristina Pedroche luce en el especial de Nochevieja de Antena 3? Sea lo que sea, un año más las miradas y los dardos verbales se han dirigido en la última noche hacia la presentadora madrileña, encargada de conducir el programa especial de las campanadas que dan paso a 2019.

El de este año ha sido un modelo muy floreado en rosa, con tules. Una especie de bikini que dejaba la barriga al aire, así como la mayor parte de las piernas. Se trata de un diseño de Marta Rota de Tot-Hom, inspirado en los trajes de hada madrina de los cuentos, con un toque carnavalesco.

El programa empezó con Pedroche cubierta por una capa rosa con un gran flor en el cuello, para descubrir luego el esperado vestido. Por su parte, su compañero Alberto Chicote lució su habitual esmoquin con pajarita negra.

Como también empieza a ser ya una tradición, las redes sociales empezaron pronto a posicionarse a favor y en contra del estilismo, casi siempre con humor:

Los modelos anteriores

La historia de Pedroche y sus vestidos de Nochevieja comenzó hace cinco Nocheviejas (en 2014), en La Sexta. En aquella ocasión, junto a Frank Blanco, optó por un vestido negro de transparencias que sorprendió a todos. En aquella ocasión con más razón que ninguna, ya que era la primera vez que lucía ese tipo de modelitos.

Los vestidos lucidos en 2014, 2015 y 2016. / LP

Hubo críticas de todos los colores, pero la televisión vio un filón en ella para ese 31 de diciembre y al año siguiente volvió a contar con ella, en esa ocasión junto a Carlos Sobera en Antena 3. Del negro pasó al blanco, pero dejaba a la imaginación lo mismo que el año anterior: poco o nada.

Al tercer año eligió una combinación de negro y estrellitas blancas para despedir el año, junto al chef Alberto Chicote, el mismo que le acompañó para decir adiós a 2017. No faltaron críticas tampoco, aunque fue la edición que más «tapada» acudió a la Puerta del Sol.

Más información