La bronca de Risto Mejide a Yolanda Ramos

La humorista Yolanda Ramos durante su entrevista en 'Chester', el programa que presenta Risto Mejide./Cuatro
La humorista Yolanda Ramos durante su entrevista en 'Chester', el programa que presenta Risto Mejide. / Cuatro

La humorista era la invitada de este domingo a 'Chester', el espacio de entrevistas de Cuatro, pero el programa no arrancó de la forma más idónea

LAS PROVINCIAS

Cada domingo por la noche, Risto Mejide sienta en su 'Chester' a un personaje mediático e intenta llegar hasta sus intimidades, inseguridades y sentimientos y mostrar así una faceta que el espectador desconoce.

En el último programa emitido, Yolanda Ramos era la invitada a acomodarse junto al presentador, pero nada más reposar en el sofá, este le debió parecer a la artista de todo menos confortable.

Cierto es que el presentador, que también forma parte del jurado del programa 'Got Talent' de Mediaset, se caracteriza por un carácter serio, directo y, a veces, atacante, pero la audiencia no esperaba un inicio de la conversación así.

La humorista empezó su charla con Risto de la peor manera posible: llegó tarde a su cita. Aunque nada más comenzar la entrevista pidió disculpas, el presentador, no pudo disimular su enfado.

La actriz entró en el plató pidiendo perdón con las manos por su hora y media de retraso: «Lo siento mucho, te he hecho esperar» y trató de justificarse ante un Risto más serio de lo que tiene a la audiencia acostumbrada. Según Ramos, se había quedado dormida tras tomarse una pastilla que le había afectado demasiado: «Hacía muchos años que no me pasaba».

Pero las disculpas de la actriz ni lo mal que se pudiera sentir pudieron paliar el cabreo del presentador: «La impuntualidad me pone muy nervioso. Puedo entender tus razones, pero aquí hay un equipo desde las siete de la mañana trabajando». Ramos coincidió con Risto en considerar la impuntualidad como una falta de educación pero «¿Qué hago? ¿Me suicido» le dijo a Risto, quien replicó: «No. De momento, aguanta el chaparrón, que es lo que creo que toca y despúes si quieres empezamos».

Los reproches de Risto continuaron, puesto que aseguró que le costaba mucho empezar a hablar del tema principal que había preparado, el humor, con el disgusto que llevaba y Ramos siguió aguantando la reprimenda, lamentándose de nuevo ser así de «gafe»: «Nunca me quedo dormida y hacerlo en un encuentro contigo es como de una mano negra». Al final, Risto la tranquilizó: «Vamos a ver si podemos remontar esto».

Así, a pesar de empezar con mal pie, la humorista consiguió, a lo largo de la entrevista, ir disolviendo el enojo del comunicador e, incluso darle un giro de 180 grados, ganándose a Risto, quien destapó el lado más vulnerable de Ramos y sus miedos en el mundo del humor.

La artista se desnudó mostrando las luces y sombras de su profesión. Le contó sus inicios trabajando como vedete en Barcelona y como José Corbacho le dio su primera oportunidad en la pequeña pantalla: «Aprendí más de José Corbacho en 'Homo Zapping' que de Almódovar». La actriz, aprovechó para sincerarse sobre su fría experiencia con «uno de los m´as grandes» cineastas españoles. Según Ramos, su experiencia no fue «ni bien ni mal» y añadió que «una persona de su estatus tiene que tratar muy bien a sus actores. Ni tan siquiera normal, porque tiene que pensar que el actor es una persona como él y está muy vulnerable. Te has de acordar tú de quién eres, no eres más que un ser humano».

Así, del enfado y decepción Risto pasó a las risas y acabó diviertiéndose con Ramos, a quien le dedicó varias palabras de agradecimiento: «Me has encantado», le reconoció. «No pensé que lo iba a decir, pero ha sido un placer tenerte aquí. Tu casa cuando quieras, Yolanda, de verdad», le dijo el presentador para despedirse.

 

Fotos

Vídeos