La Mutant ya tiene coordinadora artística

La sala de Las Naves, rebautizada como La Mutant. /LP
La sala de Las Naves, rebautizada como La Mutant. / LP

Ana Belén Espasa dirigirá el teatro de Las Naves los próximos dos años | La concejalía de Acción Cultural desbloquea el concurso, paralizado hace meses, y nombra a la responsable seleccionada por el comité

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

La Mutant ya tiene quien lo dirija. Será Ana Belén Espasa Alcañiz, quien hasta la fecha ejercía como técnica de Cultura del Ayuntamiento de la localidad valenciana de Sollana. Espasa era el nombre que había seleccionado el comité encargado de elegir titular pero que, no obstante, hace unos meses, antes de las elecciones del pasado 26 de mayo, se vio bloqueado y sin resolución. Una docena eran los candidatos que se habían presentado al procedimiento, congelado desde entonces hasta que hace unos días. La actual edil de Acción Cultural, la socialista Maite Ibáñez, decidió continuar con el proceso, aceptar la resolución del jurado y hacer efectivo el nombramiento para que el teatro de Las Naves tenga al fin coordinador.

Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, la resolución ya se ha comunicado a los candidatos y el nombramiento oficial será efectivo en breve, pese a que existen diez días para presentar alegaciones.

Aún así, Espasa, vencedora en el procedimiento, asumirá la gestión del teatro para los próximos dos años y cobrará 38.000 euros por ejercicio. Según ha podido saber este diario, la nueva directora tiene una importante trayectoria en la gestión cultural y un currículum que, sumado a su proyecto, le han salido ser la ganadora del concurso. Entre las funciones que deberá desempeñar se encuentran las de «dirigir e impulsar los servicios y actividades del auditorio, garantizar la atención a los profesionales», «coordinar actividades complementarias», «establecer vías de colaboración con los organismos públicos de la Comunitat y estatales del sector de las artes escénicas en general, y del tejido cultural», «así como con los medios de comunicación y redes sociales con el fin de desarrollar y dar a conocer las programaciones y actividades del teatro» y coordinar la comisión de programación ya citada, al equipo de trabajo del centro, revisar contratos, taquillas e informes derivados de la actividad, entre otros.

Unos criterios prácticamente iguales a los exigidos para cubrir la coordinación del Teatre El Musical en 2016. Se da la circunstancia que la actual responsable del TEM, Olga Álvarez, finaliza su relación laboral en noviembre, por lo que Acción Cultural también prevé otro proceso abierto para cubrir el cargo.

Además, los aspirantes han sido conscientes de que la experiencia artística ha puntuado un máximo de 10 puntos, igual que el máster en gestión cultural o el proyecto específico para el auditorio. El proyecto de gestión presentado ha debido tener una extensión máxima de 20 folios a una cara.

El nombramiento de Ana Belén Espasa llega en un momento en el que el objetivo principal es dotar de programación al espacio de Las Naves. En octubre, el teatro debe abrir sus puertas. Sin embargo, si la nueva responsable no lo remedia, lo hará sin una cartelera. La paralización del concurso dejó en el aire la oferta cultural. Hasta tal punto que apenas quedan unos meses para que el telón vuelva a subir en el escenario de Las Naves. Aunque, según fuentes municipales, hay ciertos compromisos ya apalabrados para llevarse a cabo en La Mutant, y la prioridad es configurar la cartelera.

La azarosa vida de La Mutant

El teatro de las Naves, rebautizado como La Mutant, volvió a reabrirse el 6 de abril de 2018 después de estar cerrado cerca de un año y medio. No hay que olvidar que la gestión del Ayuntamiento en el complejo de Juan Verdeguer ha sido muy azarosa. El anterior equipo de Gobierno municipal desmanteló el proyecto heredado. El enclave, que abrió sus puertas en 2011 como centro de creación contemporánea, mutó a espacio de innovación urbana. Se desmontaron las salas de música y vídeo, se cerró la biblioteca de diseño, se desalojaron a algunos colectivos artísticos que tenían allí su sede y se despidió de forma improcedente (así lo dictó una sentencia que el Ayuntamiento no recurrió) a los programadores del teatro.

Asimismo, las lluvias de diciembre de 2016 dañaron la superficie del auditorio, por lo que estuvo cerrado durante más de un año hasta que se reparó. En un primer momento, el Espai Mutant, es decir, el teatro, según la propia Oliver cuando asumió su tutela, iba a ser gestionado por el equipo del Teatre El Musical (TEM), en manos de Olga Álvarez. luego cambió de opinión. El pasado septiembre anunció que, al igual que en el TEM, se nombraría a una coordinadora artística. Luego todo saltó por los aires. Hasta ahora. Con la nueva coordinación artística, La Mutant abre una nueva etapa.

Temas

Sollana