El periodismo gastronómico, en la encrucijada entre la información y el ‘show’ televisivo

Pepe Rodríguez Rey y Carlos Maribona. /
Pepe Rodríguez Rey y Carlos Maribona.

Pepe Rodríguez Rey y Carlos Maribona debaten en 'Futuro en Español' sobre los modelos para comunicar la realidad de la cocina y el oficio de los cocineros

PABLO GARCÍA MANCHALogroño

El cocinero Pepe Rodríguez Rey, especialmente conocido por su participación como jurado en Master Chef, y el periodista Carlos Maribona, crítico de Abc y XL Semanal y autor de Salsa de Chiles, una de las bitácoras gastronómicas pioneras y más influyentes de España, reflexionaron en una mesa redonda, moderada por Benjamín Lana, sobre la explosión del periodismo gastronómico en los últimos años y la influencia que los diferentes formatos tienen en la sociedad.

Y desde los primeros compases del encuentro surgió la controversia entre el modelo representado por el periodista o crítico de referencia y la democratización que han supuesto los grandes espacios televisivos. En este sentido, Carlos Maribona explicó que uno de los fenómenos más importantes de los últimos años han sido estos programas: «Aunque no me gustan demasiado porque no sé muy bien qué tipo de cocina llevan a la gente y si en realidad tienen mucho que ver con lo que pasa en el interior de las cocinas y los restaurantes».

A lo que Pepe Rodríguez saltó de inmediato: «Creo que estos programas han tenido una gran virtud por encima de todas y ha sido sacar la alta cocina de los circuitos exclusivamente profesionales y llevarla a millones de personas. Soy un apasionado de los documentales que se han emitido sobre El Bulli en La Dos, pero eso llegaba a 150.000 personas a lo sumo. En estos momentos con espacios como Master Chef hemos trasladado la cocina y muchos de sus valores a una gran parte de la sociedad. Antes sólo se conocía a Ferran Adrià, ahora la figura del cocinero ha saltado a la vida real como nunca había sucedido antes. Además, y eso lo noto mucho en mi restaurante, el perfil de interés por la cocina de los clientes se ha multiplicado».

Carlos Maribona, en este sentido, cuestionó que en muchas ocasiones la imagen que se ha dado del mundo de la gastronomía a través de estos espacios ha sido «irreal, con más espectáculo que el fondo de lo que sucede en las cocinas. Van a vuestros restaurantes a ver al cocinero mucho más que a disfrutar de la cocina». A lo que Rodríguez Rey respondió: «Pero van, que es esencial para mantener nuestras casas abiertas y vivas».

Las redes sociales

Otro de los aspectos sobre los que pivotó la mesa redonda fue la revolución de las redes sociales: «Han nacido infinidad de blogs y perfiles en Twitter de gente que habla y escribe de cocina y eso ha generado multitud de espacios en los que es muy complejo encontrar y discernir entre las opiniones que son válidas y las que no tienen nada detrás. Quizás por eso la función del profesional en ese sentido se ha revalorizado, porque supone una opinión de referencia a la que poder hacer caso», explicó Maribona.

También se habló de la relación profesional que se establece entre el periodista y el cocinero. Para el autor de Salsa de Chiles las conversaciones «sobre mesa» con los chefs han sido muy enriquecedoras: «Poder hablar con ellos, compartir opiniones y dudas es casi tan importante como probar sus platos». En eso coincidió con Pepe Rodríguez Rey, que también reconoció que han existido «periodistas que han sido muy beneficiosos para la profesión y que han sido capaces de crear escuela porque sus opiniones nos han ayudado a mejorar en nuestro trabajo».

El último de los temas que se abordó fue el mundo de los congresos gastronómicos y si se tratan de modelos vigentes o agotados. La opinión de ambos coincidió en que necesitan una revisión, tanto por la proliferación de los últimos años, en opinión de Maribona, como por el hecho de que las nuevas tecnologías han suplido la necesidad que existía hace unos años de comunicar las nuevas técnicas entre los cocineros: «Ahora, con un click nos enteramos de una receta de cualquier país del mundo», dijo Pepe.